Edición Impresa

Italia, en boca de todos

Platos clásicos de su gastronomía con una vuelta de tuerca fueron protagonistas en ciclos clásicos y nuevos. También se rescataron clásicos de su coctelería y el ritual del aperitivo.

La gastronomía italiana tiene siempre un lugar privilegiado en la mesa de los argentinos. Caracterizada por sus porciones grandes y calóricas, son ideales para acompañar el frío de la mejor manera: comiendo. Pero durante los primeros días de mayo se celebró la cocina de ese país en distintos eventos en los cuales no faltaron las pastas, las entradas emblemáticas, los aperitivos y los tragos que ayudan a entrar en calor a pesar de llevar hielo. Con un toque gourmet, estas opciones brillaron en ciclos clásicos y nuevos.

Cenas tempranas e itinerantes

En Italia, se toma el aperitivo apenas termina la jornada laboral, entre las 5 y las 6 de la tarde. Para rescatar el ritual y disfrutar distintas propuestas gastronómicas cuando cae el sol, se inauguraron las apericenas, un ciclo de comidas itinerantes que comienzan a las 19 y que están comandados por la prestigiosa bartender Mona Gallosi, Embajadora de Aperol Argentina y distintos cocineros que funcionen como anfitriones.

El ágape inaugural estuvo a cargo del chef el sardo Daniele Pinna, quien preparó generosos platos en su ya célebre La Locanda Ristorante. A modo de entrada se sirvieron suppli (croquetas) de arroz con queso pecorino y salsa picante, rolatta (o arrollado) relleno de berenjena a la parmesana y fritatina de spaghetti. La pasta se lució entre los principales: pennette servido en un “sambayón” de queso parmesano y trufas. Pero tampoco se quedó atrás el risotto de rúcula y alcaparras servido con carpaccio de wayu, una preparación que logró un equilibrio perfecto con sabores fuertes. Dos postres cerraron la velada: un clásico canolo siciliano y una zuppa di fragole (sopa de fresa) servida en copa.

Comida

“Las entradas que elegí son muy de bar, es lindo ir a un bar y poder tomar un aperitivo y comerse un suppli de arroz, queda buenísimo”, indicó Pinna. A su vez, Galossi rescató las cualidades de los aperitivos de baja graduación alcohólica para beber ni bien termina la tarde. “Son ideales para las mujeres, que nos gusta beber sin pasarnos, y además son disfrutados por personas de todas las edades”, remató la bartender.

Pero este ágape no será el único. De hecho, las llamadas apericenas estarán abiertas al público en general y podrán ser degustadas con reserva previa. Los nuevos encuentros se anunciarán por las redes sociales de @aperolargentina y a pesar de ser itinerantes, todos tendrán la italianidad y el rescate del aperitivo como denominador común.

Banquete italiano con productos de otoño

Cada vez más restaurantes participan en el ya mítico ciclo MESA de Estación, organizado por la Asociación de Cocineros y Empresarios ligados a la gastronomía argentina (ACELGA). Tanto es así que durante la MESA de otoño 2019, que se realizó entre el 7 y el 13 de mayo, se sumaron en total 80 establecimientos en nueve ciudades argentinas. Todos ellos diseñaron menús exclusivos con cuatro productos típicos de esta época del año: batata, hongos, nueces y mandarinas.

No sólo participaron del ciclo restaurantes miembros de ACELGA, sino también invitados. Uno de estos últimos fue Trattoria Olivetti, la ya clásica esquina del Boulevard Cerviño que se destaca por su cálida decoración de manteles a cuadros y por elevar la vara entre los italianos porteños.

Uno de los principales atractivos de este local es que se autoabastece y obtiene todos sus ingredientes de la granja orgánica La Pebeta ubicada en Cardales, provincia de Buenos Aires, acorde al concepto “dalla terra alla tavola “ o “farm to table” (de la granja a la mesa). Esa premisa se lució en la mesa otoñal con un equilibrado menú creado por Juan Ayesa.

Como antipasto se optó por una ensalada tibia de batata dulce, queso gorgonzola radiccio rosso y espinaca, acompañada de garrapiñadas caseras. El plato principal constó de un original Maltagliati a la Norcina - una pasta casera cortada a cuchillo en forma triangular con un ragú de salciccia, hongos de pino frescos y aroma de trufas – y de postre se sirvió una torta húmeda de mandarina, nueces y oliva con helado fresco de mascarpone.

Vale aclarar que todo el que elija Trattoria Olivetti, debería pedir a los encargados que recomienden el vino, ya que sabrán asesorar a la perfección con opciones tan originales como acordes.

Muchas fueron las bebidas celebradas durante la Semana de la Coctelería BAC 2019, entre ellas las italianas. En el marco de ese evento se realizó un recorrido llamado “Las mil y una versiones del Julep”, el clásico de la coctelería porteña preparado con el italiano Cynar. A su vez, el 6 de mayo se realizó la previa al Negroni Week, un evento con fines benéficos que deja en manos de los bartenders, bares y consumidores de Negroni en todo el mundo la posibilidad de recaudar fondos mediante su participación. También se difundieron las recetas de estos dos gigantes de la coctelería.

Italia con hielo

Negroni

Ingredientes: 3 cl. de Campari; 3 cl. de Vermut rojo; 3 cl. de Gin.

Preparación: Verter todos los ingredientes en un vaso bajo con hielo, revolver suavemente y decorar con una rodaja de naranja.

Cynar Julep

Ingredientes: ½ oz de jugo de limón o lima; una cucharada de azúcar negra; 2 o 3 ramitas de menta fresca; 4/10 partes de Cynar; jugo de pomelo rosado.

Preparación: Verter todos los ingredientes en un vaso bajo con hielo, revolver suavemente y decorar con una rodaja de naranja.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario