Deportes

Italia endureció las penas contra los clubes por racismo y discriminación

La Federación Italiana de Fútbol (FIGC) aprobó modificaciones en el reglamento que eliminaron la figura de la "responsabilidad objetiva" para los clubes, que ahora serán "responsables".

La Federación Italiana de Fútbol (FIGC) aprobó modificaciones en el reglamento que eliminaron la figura de la "responsabilidad objetiva" para los clubes, que ahora serán "responsables" ante acciones de sus hinchadas.

"Desde hoy la responsabilidad no es más objetiva, sino que es responsabilidad", destacó el presidente de la FIGC, Gabriele Gravina, tras la reunión de la entidad.

Gravina celebró la votación que decidió la adopción de modelos de gestión y control idóneos para prevenir actos contrarios a los principios de lealtad, corrección y probidad, incluidos los de naturaleza racista.

"Es un cambio de época, porque desde hoy los clubes con este modelo, pueden comprometerse para prevenir cada violación a los principios de lealtad, corrección y probidad. Las responsabilidades serán individuales", enfatizó Gravina.

La intención de la FIGC es aislar a los violentos y a los racistas, identificarlos y al mismo tiempo evitar multas por coros discriminatorios, carteles o actos que van contra la justicia deportiva.

Una vez respetados los estándar establecidos, los clubes podrán tener reconocimiento de exenciones y atenuantes de la figura conocida hasta ahora como responsabilidad objetiva por parte de la justicia deportiva.

Los clubes deberán atenerse a los principios de evaluación de riesgos, liderazgos y compromiso, código ético y sistema de procedimiento, controles internos y sobre terceras partes, organismo de garantía, comunicación y formación.

Asimismo, deberán cumplir con el sistema interno de señalación, sistema disciplinario, verificaciones, revisión y monitoreo, mejoramiento continuo y gestión de las no conformidades. "Cuanto antes lo adopten, mejor es. La responsabilidad objetiva sigue existiendo al menos que no sea demostrado que ocurrió un camino virtuoso con todos los procedimientos para llegar a la identificación de los responsables", aclaró Gravina.

"Pero si un equipo es honesta, creo que hoy no tiene más nada que temer", completó el titular de la FIGC, quien anunció que en los próximos días se reunirá con el ministro de Deportes, Vincenzo Spadafora, para avanzar en la pelea contra el racismo.

Spadafora expresó su compromiso a erradicar el racismo de los estadios del fútbol italiano durante su mandato luego de los ataques contra el belga Romelu Lukaku, del Inter; el marfileño Franck Kessié (Milan) y el brasileño Dalbert (Fiorentina).

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Temas

Dejá tu comentario