Edición Impresa

Italia impulsa el ingreso del coral al mercado argentino

Torre del Greco es un pueblo italiano, cercano a Nápoles, ubicado al pie del volcán Vesubio, quizás el más famoso del mundo. Esta pequeña ciudad tiene una extensa tradición en el tallado de camafeos y corales que se remite al siglo I en el primero de los casos, y al siglo XV en el segundo. Alrededor de estas artesanías se desarrolló una industria poblada de pequeñas y medianas empresas familiares que actualmente ocupa a 3.000 personas y forma parte de una de las más destacadas exportaciones italianas, las joyas, con una facturación global de 4.000 millones de euros anuales.

"Argentina es uno de los mercados a los cuales llegan las joyas de Italia. Pero aquí no hay tanta presencia de corales, sino de joyas con piedras preciosas y oro blanco, más específicamente. El mercado argentino representa unos 3 millones de euros para la producción italiana", precisó en diálogo con Ámbito Financiero Luigi D'Aprea, director de la Agencia Italiana para el Comercio Exterior.

Los corales y camafeos de Torre del Greco están de regreso en Buenos Aires como parte de un ciclo denominado "La forma della Bellezza", organizado por la embajada de Italia en Argentina, a cargo del embajador Giuseppe Manzo. Esto incluyó la visita de siete empresas italianas que integran la Assocoral, que reúne a un centenar de pymes que producen joyas de corales y camafeos. Con la contrapartida de joyeros, distribuidores y expertos locales, se organizó una rueda de negocios.

El empresario Tommaso Mazza, presidente de la Asociación y cuarta generación de propietarios de la firma Mattia Mazza, revela su expectativa de difundir la artesanía de Torre del Greco y ampliar el mercado en Argentina. Pero admite que la coyuntura económica no es la más propicia. "Tampoco ayudan los impuestos que se cobran para las importaciones, que suman casi 50% sobre el precio original", comentó Mazza a este diario.

El intercambio comercial entre Argentina e Italia engloba unos u$s5.000 millones al año, según estimó D'Aprea. Bienes de capital e intermedios, son los envíos más habituales desde la península. "Argentina tiene mucha industria y nosotros proveemos tecnología", destacó.

Por el momento, las joyas no ocupan un lugar destacado en el nomenclador. Pero D'Aprea no se desalienta.

En cuanto a los productos argentinos que llegan a Italia, el funcionario (oriundo de la localidad de Torre del Greco) resaltó: "Carne, mucha carne porque es excelente. Pero también van muchas materias primas, productos del agro, semillas, soja, maíz, aceite de girasol".

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario