Mundo

Jaqueado por Panamá Papers, renunció ministro español que se peleó con Kicillof

El ministro de Industria, Energía y Turismo de España, José Manuel Soria, renunció jaqueado por el escándalo por los Panamá Papers.

Según la documentación del estudio de abogados panameño Mossack Fonseca, Soria figura como administrador de la sociedad UK Lines Limited, registrada en Bahamas y disuelta en marzo de 1995 y en otras firmas más.

En un principio, el exministro negó cualquier relación con esa empresa y hasta desafió a la prensa con la decisión de someterse a una profunda investigación de la Fiscalía de la Audiencia Nacional. También se victimizó y solicitó permiso para presentarse ante a la Cámara de Diputados española para dar explicaciones. Sin embardo, todo eso quedará en la nada.

El diario El Mundo publicó en las últimas un documento que confirmaría que el ministro Soria fue administrador de Mechanical Trading Limited, sociedad registrada en el año 2002 la isla de Jersey, paraíso fiscal en el Canal de la Mancha. Asimismo, el periódico digital eldiario.es aseguró que una empresa que la familia de Soria tenía en Londres, Oceanic Lines, estaba administrada en un 20% por el ministro y su hermano, y que el restante 80% correspondía precisamente a Mechanical Trading Limited.

En ese marco, el ministro de Hacienda, Cristobal Montoro, reveló el límite que puso el presidente Mariano Rajoy para los integrantes de su gabinete. "Nadie puede estar en el gobierno que haya operado desde paraísos fiscales", sostuvo el funcionario. "Si hay algún indicio de sospecha, no se puede estar en el gobierno en esas condiciones", aseveró.

A través de una parte de prensa, Soria reconoció el "daño evidente" que sus "errores cometidos" en sus explicaciones sobre sus actividades empresariales y la participación de sus compañías en paraísos fiscales. La vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, consideró que Soria "ha asumido responsabilidades políticas" con sus renuncia.

"A la luz de la sucesión de los errores cometidos a lo largo de los últimos días, en relación a mis explicaciones de mis actividades empresariales anteriores a mi entrada en política en 1995, debidos a la falta de información precisa sobre hechos que ocurrieron hace más de veinte años (...), comunico mi decisión irrevocable de presentar mi renuncia", afirmó Soria en el comunicado.

"Esta situación está causando un daño evidente al Gobierno de España, al Partido Popular, a mis compañeros de militancia y a los votantes, singularmente grave en el momento político actual", agregó.

Soria fue el principal delegado del gobierno español para negociar la expropiación de las acciones de la petrolera Repsol en YPF. En ese rol, debió enfrentar al exministro de Economía, Axel Kicillof, quien lideró las discusiones por parte de la Argentina. Soria y Kicillof se conocen en profundidad. El ministro compartió varias reuniones y le dedicó filosos discursos públicos.

"No le vamos a pagar lo que ellos quieran, esos 10 mil millones de dólares", dijo Kicillof en una exposición ante el Senado y agregó que "los tarados son los que piensan que el Estado debe ser estúpido y cumplir lo que dice la propia empresa". Al referirse en ese momento a la crisis española, le pidió al gobierno de España "que recupere la dignidad en este sentido y mire lo que está recomendando la derecha y los guitarristas del libre mercado".

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario