Economía

Jornada de fuerte control del déficit fiscal en Hacienda

Cardarelli y el resto del grupo se reunió con el viceministro Sebastián Katz. El tercer trimestre está en la agenda.

La misión del Fondo Monetario Internacional (FMI) y funcionarios del Ministerio de Hacienda comenzaron ayer formalmente a revisar las cuentas públicas del segundo trimestre, pero con una advertencia formal de parte de los visitantes: también se tomarán en cuenta los datos del tercer trimestre del año. Esto es, con las consecuencias del paquete de expansión fiscal que lanzó Mauricio Macri la semana después de haber perdido las PASO. La misión del organismo financiero también mencionó formalmente que se seguirá de cerca la evolución de la inflación y la recaudación, dos variables que preocupan en Washington. La reunión la encabezó el viceministro de Hacienda, Sebastián Katz, mientras que por los visitantes fue el jefe de la misión del FMI en la Argentina, Roberto Cardarelli. Se aclaró, luego del encuentro, que en todo momento se trató de una reunión de características técnicas; lo que le impidió a los locales poder tener pistas sobre la opinión real de los hombres de Washington sobre la posibilidad real de obtener el tercer desembolso del años por unos u$s5.420 millones.

La de ayer fue la primer reunión oficial, luego del encuentro que el sábado pasado mantuvieron el ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, y el presidente del Banco Central, Guido Sandleris, con el mexicano Alejandro Werner y Cardarelli en Buenos Aires, a horas de haber aterrizado estos últimos en el país. En principio, el monitoreo debería concentrarse en los números del primer semestre del 2019, donde los datos oficiales hablan de un superávit fiscal primario cercano a los $34.514 millones y $4.293 millones en julio. Sin embargo, en el mismo mes el rojo financiero (incluye pago de la deuda) creció 24,8%, lo que representó un déficit de $77.867 millones. En los primeros seis meses del año, esta cuenta arrojó un déficit de $ 365.069 millones.

El temor local es que desde Washington también se quieran precisiones sobre como piensa el equipo de Lacunza financiar el costo de los $59.841 millones del paquete fiscal lanzado por Macri. El sábado, Lacunza se había comprometido a cumplir las metas fiscales incluidas en el marco del acuerdo stand by sellado con el organismo crediticio. En esa ocasión, el ministro presentó los números del segundo trimestre del año y aseguró que la Argentina está en condiciones de recibir el desembolso previsto para septiembre, por 5.420 millones de dólares. En esa reunión en Hacienda, Lacunza les había prometido a los visitantes del FMI, que el superávit anual final para este año de con un sobrecumplimiento de $5.197 millones.

La misión continuará hoy con una nueva visita a hacienda, y, en las próximas jornadas, fiscalizaciones en el Banco Central. Allí se debatirá una de las claves de los problemas actuales en la relación con el FMI: la falta de resultados en la política inflacionaria. Los técnicos argentinos tendrán que explicar el fuerte desvío que traerán los números del IPC de agosto y septiembre. Fuentes privadas mencionan que el incremento de los precios podrían llegar hasta el 10% entre ambos meses. Y que el resultado final del 2019 será el peor de los cuatro años de gestión de Mauricio Macri, superando cómodamente el 50%.

Los hombres del FMI también tienen pensado visitar las oficinas de la AFIP para hablar con Leandro Cuccioli.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario