Edición Impresa

José Cura fue un solvente Chenier

Hace un año, el Colón anunciaba su temporada 2017, y dentro de ella había una fuerte apuesta para coronarla: una nueva producción de "Andrea Chénier" con el debut en ópera de Lucrecia Martel, dirección de Donato Renzetti y un elenco encabezado por Marcelo Álvarez, Anna Pirozzi y Roberto Frontali. Luego de diferentes peripecias, y de sucesivas cancelaciones, finalmente la ópera de Giordano subió a escena el martes -el mismo día en el que el Teatro lanzó su 2018-, aunque sin ninguno de los elementos mencionados.

La versión tuvo dignos resultados, gracias a un equipo artístico que fue remontando los contratiempos. Matías Cambiasso, artista de la casa, realizó una puesta en escena austera y sin pretensiones; si bien en muchos momentos los personajes no parecieron tener claras sus marcaciones, el aspecto escénico de la producción dejó satisfecho al público más tradicional. La escenografía de Emilio Basaldúa, en este mismo sentido, fue sobria y funcional. En el podio, Christian Badea llevó adelante una tarea eficaz, y, salvo los pasajes en los que el sonido del foso resultó excesivo, obtuvo buenos resultados de la Orquesta Estable.

José Cura encarnó al poeta con convicción y gran solvencia; desde el "improvviso" del primer acto hasta la romanza del cuarto, su composición resultó sólida, pese a algunos pasajes de afinación dudosa. En su regreso a ese escenario, Maria Pia Piscitelli fue creciendo en su interpretación de Maddalena di Coigny, y uno de los momentos más esperados, el aria "La mamma morta", tuvo en su voz una versión conmovedora. Fabián Veloz sobresalió nuevamente como Carlo Gérard y completó con altura el buen trío protagónico. En el resto del elenco se destacaron la Madelon de Alejandra Malvino, la Bersi de Guadalupe Barrientos, el Mathieu de Gustavo Gibert, el Incredibile de Sergio Spina, el Roucher de Emiliano Bulacios y el Fleville de Norberto Marcos. La coreografía de Carlos Trunsky para el primer acto mostró imaginación y líneas bellas, aunque en un lenguaje totalmente apartado de la estética general. El Coro Estable preparado por Miguel Martínez abordó con energía sus intervenciones.



"Andrea Chénier", ópera en cuatro actos. Música: U. Giordano. Libreto: L. Illica. Coro Estable del Teatro Colón. Orquesta Estable del Teatro Colón. Puesta en escena: M. Cambiasso. Dirección musical: Ch. Badea (Teatro Colón, 5 de diciembre).

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario