28 de marzo 2008 - 00:00

A Chávez le aceptan sólo regalos

En diálogo con enviados de este diario, el ex subsecretario para América latina de Geoge Bush, Roger Noriega, negó efecto dominó de las crisis en Venezuela y Bolivia hacia el resto de la región.
En diálogo con enviados de este diario, el ex subsecretario para América latina de Geoge Bush, Roger Noriega, negó efecto dominó de las crisis en Venezuela y Bolivia hacia el resto de la región.
Rosario, Santa Fe (enviada especial) - En el diálogo con este diario, Roger Noriega habló del efecto dominó que pueden tener las crisis políticas de Venezuela y Bolivia en el resto de la región.

Periodista: ¿Cree que las crisis políticas de Venezuela, Bolivia y ahora la Argentina puedan extenderse al resto de Sudamérica?

Roger Noriega: Hay que considerar a los países de forma individual. No se puede generalizar. Hay líderes tanto de la derecha como de la izquierda que están gobernando en el marco constitucional, como Lula, Bachelet o Tabaré Vázquez. El fenómeno Chávez es diferente porque es un producto generado por las fallas de la clase política de Venezuela, que no puso atención a los problemas del pueblo. Chávez no es, como prometió, la solución para la pobreza. Con sus promesas populistas y su mala administración, aun con los billones de dólares por ventas de petróleo, Venezuela hoy tiene escasez de comida.

P.: ¿Que opina de la injerencia de Chávez en otros países, como es el caso de Bolivia?

R.N.: Aceptan los regalos de Chávez, pero está comprobado que no aplican sus directivas. Y no sólo en Bolivia. En todos los que él está interviniendo: México, Perú, Nicaragua, El Salvador. Hay que hablar del intervencionismo venezolano; Chávez lo hace de una manera bruta en los asuntos internos de otros países. Yo lo defino como un «peronismo venezolano». El intervencionismo venezolano en la región es como el peronismo: promete y no da.

  • Situación instructiva

    P.: Se habla de otra intervención: la de EE.UU. en el episodio contra el campamento FARC en Ecuador.

    R.N.: Según mi sucesor, Tom Shannon, EE.UU. no intervino en la operación en que murió Raúl Reyes en Ecuador. No desde la base de Manta. La política de los EE.UU. es tener intervenciones transparentes con sus países socios. Además, Colombia tiene sus propios recursos. Fue, desde ya, una situación instructiva. Por primera vez, el resto de los países pudo apreciar y de una manera clara, cómo es la situación en Colombia. Las FARC son sangrientas, sus tácticas son sangrientas. Las FARC operan, aun en territorio venezolano, contra el pueblo venezolano.

    P.: ¿Cómo ve la propuesta brasileña de armar un Consejo de Defensa sudamericano?

    R.N.: Brasil es un país serio, con una administración seria. Nelson Jobim, su ministro de Defensa, es un hombre brillante y busca modernizar la visión estratégica de Brasil. Eso incluye el armado de un Consejo de Ministros de Defensa. Es una excelente iniciativa. Es lógico y natural, que países vecinos de una misma región se reúnan para intercambiar ideas, aunar estrategias sobre los retos y amenazas que puedan tener. Y aun mejor es que los EE.UU. no estén incluidos en esto. Este foro de países, juntos y sin EE.UU., agilizarían los debates, por ejemplo, en la ONU. A nosotros nos parece muy bien. No tenemos ninguna crítica hacia esta iniciativa.

    P.: ¿Son críticos frente a Brasil, que no se pronunció todavía sobre el carácter terrorista de las FARC?

    R.N.: Los brasileños tienen muy en claroque no van a permitir una invasión de las FARC a su territorio. Tienen muy presente el concepto de la territorialidad desde hace 7 años.

    P.: ¿Le preocupa que China esté avanzando mucho en la región, sobre todo en América Central y el canal de Panamá?

    R.N.: No existe otro país en el mundo que tenga tanto interés como China en asegurarse el comercio entre el Pacífico y el Atlántico. Por otra parte, el canal, hoy en día en manos de los panameños, funciona de manera muy eficiente. Es más: nunca antes el canal fue manejado tan bien como lo está ahora. En cuanto a China en la región, lo vemos como un «win-win» (ganan todos) en lo que se refiere al comercio con nosotros. Aunque si los países de Latinoamérica venden a China, tienen que lograr, además, que China invierta en esos países y no reducir ese comercio a llenar los depósitos con productos orientales mientras les exportan commodities. Sólo así crecerán las economías. No hay que confiarse en el fast-cash (dinero rápido).

    P.: Hábleme de la amenaza terrorista en la región, como el chiismo, que tendría campamentos en Venezuela o la Hizbollah en la Triple Frontera.

    R.N.: El almirante James Stavridis, a cargo del South Com (Comando Sur), se pronunció sobre esto hace muy poco. En cuanto a la Triple Frontera, el gobierno argentino tiene la voluntad de ayudar. Eso espero.

    Entrevista de Carolina Barros
  • Dejá tu comentario