11 de enero 2005 - 00:00

Afirman que Chabán podría evitar ser juzgado por la tragedia de Once

Un consultor privado denunció hoy graves irregularidades en la empresa que sería propietaria del boliche República Cromagnon, donde el 30 de diciembre pasado se produjo el incendio que dejó 189 muertos, por lo que Omar Chabán, único detenido en el marco de la causa, podría evitar ser juzgado.

La denuncia fue presentada por el consultor Néstor Deppeler, quien -basado en datos de la Inspección General de Justicia- advirtió que la sociedad a la que se considera como dueña del local bailable sería "muy difícil de identificar", ya que se trataría de una compañía "off-shore", que por su naturaleza extraterritorial no debería responder ante la Justicia argentina.

En declaraciones a varias radios formuladas esta mañana, Deppeler explicó que el inmueble en el que funcionaba el boliche siniestrado fue comprado en 1994 por una empresa "off-shore" -es decir constituida en el exterior- con sede en las Islas Vírgenes, por una suma de 2.200.000 dólares.

En ese sentido, el consultor denunció que tres años más tarde "fue vendido a otra sociedad por apenas 700 mil dólares" y dejó entrever que la razón por la cuál hubo tanta diferencia en el monto pudo ser que se estuvo ante "una operación de lavado" de dinero.

Asimismo, Deppeler advirtió que ante esta irregular situación sobre la propiedad del local nocturno, las responsabilidades de Chabán "podrían diluirse".

"Es sólo un gerenciador de alguien, y ese alguien debería aparecer", manifestó el consultor.

Tras esa operación, Deppeler aseguró que en sucesivos movimientos se incorporaron otras dos sociedades, con lo que llegaron a ser cuatro las participantes.

Todo ese proceso podría complicar el camino de la investigación, en busca de determinar las responsabilidades por el trágico incendio, ocurrido en el local de la calle Bartolomé Mitre al 3000, en la noche en que ofrecía en ese local un recital el grupo de rock Callejeros.

Actualmente, Chabán es el único detenido en relación a la causa, y permanece en la Superintendencia de Investigaciones de la Policía Federal, en el barrio de Villa Lugano.

Dejá tu comentario