AMIA: Inteligencia en sede uruguaya

Judiciales

Montevideo (ANSA) - Montevideo fue sede en 2001 de un operativo encubierto de inteligencia, en el marco de las investigaciones sobre el atentado a la mutual israelí AMIA, cometido en Buenos Aires en 1994, según divulgó ayer la prensa uruguaya.

El ministro del Interior de Uruguay en esa época, Guillermo Stirling, confirmó al diario local «El País» que «en esos años, Uruguay era parte de la red de inteligencia regional».

Stirling
dijo que «se trataba de cuestiones muy reservadas y que se manejaban a nivel de los servicios de cada país».

En el mediodía del 8 de junio de 2001, en una habitación del Hotel Ermitage, del barrio montevideano de Pocitos, Bassan Chamás, ex integrante del grupo Hizbollah, conversaba con su primo, Issa Chamás.

En el cuarto contiguo, oficiales de inteligencia de la Argentina y de Estados Unidos escuchaban la conversación y cuando percibieron que
Bassán Chamás se mostró dispuesto a cooperar con los servicios secretos para identificar a los responsables del atentado, irrumpieron en el cuarto.

Durante los dos días siguientes se tomaron declaraciones en las que
Chamás identificó a Hussein Berro como el autor material del ataque a la AMIA.

La semana pasada, los fiscales que investigan la causa también señalaron a
Berro, un joven de 21 años que militaba en Hizbollah, como responsable del atentado.

El operativo había sido revelado por el sitio on line
Edición i y fue confirmado ahora por el propio Stirling y por autoridades de la Dirección de Inteligencia de Uruguay.

Dejá tu comentario