Antonini: última chance de Uzcátegui para hablar

Judiciales

Esta semana será clave para las investigaciones en Buenos Aires y Miami del caso del valijero Guido Antonini Wilson. Ya están corriendo los plazos para que los venezolanos Daniel Uzcátegui Matheus y su hijo Diego Uzcátegui Specht -de 19 años y pasajero del avión de Enarsa que trajo el famoso maletín a Buenos Aires- se presenten a declarar en la causa. Faltaron en tres oportunidades -la última, según su abogado, por no tener los pasaportes en regla para viajar desde Caracas a la Argentina- y ahora la jueza saliente Marta Novatti le fijó un último plazo. Si no se presentan se les dictará la captura internacional, que ya pidieron los fiscales María Luz Rivas Diez y Mariano Borinsky.

Los Uzcátegui deberán explicar por qué le pidieron a los visitantes en Caracas Ezequiel Espinosa, presidente de Enarsa y Claudio Uberti -ex jefe del Occovi y negociador con Venezuela que fue renunciado al principio del escándalo- que Antonini Wilson subiera al avión y trasladarlo a la Argentina con los u$s 800 mil que terminaron incautados en el Aeroparque. Los dos también están investigados por « contrabando agravado» y «lavado de dinero».

Mañana, asumirá como titular del juzgado penal económico 2, donde se tramita la causa en la Argentina, el nuevo juez Daniel Petrone. Se pondrá fin así a un proceso en el que pasaron seis jueces subrogantes que tomaron en muchos casos medidas contradictorias. El pliego de Petrone fue aprobado por el Senado hace un mes y, si bien alivia a la fiscalía que finalmente la causa tenga un juez definitivo, nada asegura todavía que la investigación salga de ese congelamiento en el que entró hace meses.

Petrone fue hasta ahora juez del Tribunal Oral Criminal Nº 8 de Lomas de Zamora y su nombramiento para el nuevo cargo fue relativamente rápido: se postuló en 2007 y ya está listo para asumir.

Será el séptimo magistrado que toque el expediente que se abrió después que Antonini Wilson llegará al Aeroparque la madrugada del 4 de agosto del año pasado con el maletín de u$s 800.000. Primero se lo caratuló como infracción aduanera -lo que le permitió al venezolano pasearse por Buenos Aires en libertad, visitar la Casa Rosada el mismo día que lo hacía Hugo Chávez, según relató Victoria Bereziuk pasajera también del avión polémico- y 24 horas después abandonar el país con destino a Montevideo y finalmente Miami.

Recién después que la Cámara le rechazara a la jueza Marta Novatti el pedido de excusación, la magistrada decidió que la causa debía recaratularse a «contrabando» y un tiempo después se le agregó la figura de lavado de dinero. Para entonces Antonini Wilson ya estaba «cableado» por el FBI y grabando declaraciones de los venezolanos que habían viajado a Miami para convencerlo de que se mantuviera en silencio.

  • Aparición crucial

    De todo eso deberá hacerse cargo Petrone en una causa donde los pocos avances que hubo se consiguieron gracias al accionar de Rivas Diez.

    La aparición de Petrone en la investigación es crucial: el nuevo juez deberá decidir si mantiene en firme la instrucción de la jueza Marta Marmisolle por la que se postergó la indagatoria a Uberti hasta que no comparecieran en el expediente los Uzcátegui. Esa decisión, al no viajar los venezolanos, prácticamente congeló la investigación.

    En Estados Unidos la causa que se lleva contra los cuatro venezolanos y un uruguayo por conspirar para mantener en silencio a Antonini Wilson actuando como agentes extranjeros también están entrando en una fase final. Hasta ahora dos de los acusados -Carlos Kauffmann y Moisés Maiónica- se declararon culpables y están colaborando con el FBI a cambio de una condena menor que se les dictará en la primera y segunda semana de mayo. Franklin Durán, sigue manteniéndose firme en su declaración de inocencia, pero el uruguayo Rodolfo Wanseele Pacielo podría seguir el camino de los dos primeros y aceptar una declaración de culpabilidad aportándole más datos al fiscal Thomas Mulvihill y al FBI. Si finalmente toma esa decisión, sólo quedará acusado Durán, a quien se lo sindica como el más cercano a los servicios de inteligencia venezolanos, para enfrentar el juicio público que comenzará el 23 de junio y donde se escucharán las grabaciones que incriminan a los gobiernos de Venezuela y la Argentina por el destino de los famosos u$s 800.000.
  • Dejá tu comentario