10 de agosto 2001 - 00:00

Balza otra vez procesado: ahora por contrabando

El ex jefe del Ejército, general (RE) Martín Balza, sufrió un nuevo procesamiento y prisión preventiva por haber sido acusado de presunto autor de contrabando agravado en la venta de 4.500 toneladas de armas a Ecuador y 200 toneladas a Croacia. La decisión fue tomada por el juez en lo Penal Económico, Julio Speroni, quien además le trabó embargo sobre sus bienes por $ 700.000, agravando la situación procesal del militar que ya se encuentra preso en la guarnición de Campo de Mayo por orden del juez Jorge Urso que también investiga esta venta de material bélico del Ejército pero buscando responsabilidades políticas de los ex funcionarios. En esa causa está acusado de haber sido presunto organizador de una supuesta asociación ilícita desde el gobierno para cometer presuntos delitos aunque están limitados sólo a esta venta de armamentos y por ello soporta otro embargo de un millón de pesos. Speroni lo indagó hace casi un mes y, en ese momento, Balza negó estar involucrado en cualquier ilícito relacionado con la venta de armas al exterior y afirmó que el Ejército fue una de las «víctimas» del supuesto contrabando de material bélico a Croacia. Balza dijo en su descargo que él no firmó ninguno de los decretos que permitieron la exportación de cañones y pólvora a la zona de los Balcanes aunque admitió que el Ejército había entregado ca-ñones Citer para su reparación a la Dirección General de Fabricaciones Militares (DGFM). Pero, aseguró que se enteró cuando los mismos fueron restituidos a distintas unidades del Ejército. «Si esto fue una maniobra, el Ejército fue víctima de un cambio de cañones», les dijo a los periodistas de Tribunales el abogado Manuel Lozano, un ex auditor militar que actúa en la defensa del ex jefe del Ejército.

De todos modos, existen testimonios de otros militares como el coronel (RE) Egberto González de la Vega, quien estuvo preso por este caso y fue excarcelado por haber superado los dos años en prisión sin ser condenado, que comprometen a Balza. También habrían jugado sobre Speroni, las presiones de la cuestionada Sala B en lo Penal Económico, en la que ejerce fuertes influencias el camarista Marcos Grab-viker. Ese tribunal le ordenó al juez que indague a Menem, Guido Di Tella y a Emir Yoma, pero nada dijo de Domingo Cavallo que también firmó los decretos y controlaba la Aduana al momento de la exportación de ese material bélico del Ejército.

Dejá tu comentario