Barreda, con prisión domiciliaria

Judiciales

El odontólogo Ricardo Barreda, condenado a reclusión perpetua por asesinar a su esposa, sus dos hijas y su suegra, abandonó esta noche el penal donde estaba detenido para comenzar a cumplir el arresto domiciliario en el departamento de su pareja, ubicado en el barrio porteño de Belgrano.

Pasadas las 19.30, Barreda fue trasladado en una camioneta del Servicio Penitenciario desde la cárcel de Gorina, en las afueras de La Plata, hacia Vidal 2333, donde lo aguardaba su novia, Berta André, dijeron voceros de la fuerza.

El arresto domiciliario fue concedido al dentista por la Sala I de la Cámara Penal de La Plata tras evaluar los informes psicológicos elaborados por profesionales que lo entrevistaron en los últimos días.

Vestido con una campera azul y jeans, Barreda recibió la notificación de la resolución pasadas las 16.30 de boca de su abogado, Eduardo Gutiérrez, y de la subdirectora del penal y, luego, se dirigió nuevamente al Pabellón A a juntar sus cosas y a saludar al resto de los presos para abandonar el penal.

"El tiene que preparar sus cosas, es una persona mayor y este tipo de noticias lo han movilizado bastante", sostuvo Gutiérrez en la puerta del penal.

El odontólogo, quien estuvo detenido 15 años y medio, cumplirá allí el arresto domiciliario junto a su actual pareja, quien se ofreció como garante ante la Cámara.

Según explicaron fuentes judiciales, Barreda no podrá salir bajo ningún concepto del departamento de André y además deberá continuar con el tratamiento psicológico que tenía en el penal de Gorina.

Es que la resolución de la Cámara que integran Pedro Luis Soria, María Silvia Oyhamburu y Ricardo Szelagowski, estableció que el Patronato de Liberados efectuará "la supervisión necesaria y brindará, a través de sus profesionales psicólogos, la asistencia que fuera sugerida en los informes".

Además, los psicólogos deberán brindar a la Cámara Penal un informe mensual sobre el estado de salud del odontólogo y la evolución del tratamiento psiquiátrico.

El informe sobre la salud mental de Barreda fue uno de los puntos que demoró la resolución de la Cámara para otorgarle el arresto domiciliario tal como lo había ordenado el Tribunal de Casación provincial.

Barreda contaba con informes favorables sobre su comportamiento dentro del penal y el socio ambiental que se realizó en el domicilio donde va a cumplir el arresto domiciliario, pero el informe psicológico provocó dudas en los magistrados.

Ante esa situación, los integrantes de la Cámara citaron ayer a las psicólogas que elaboraron el informe, quienes ratificaron que el cuádruple homicida podrá acceder al beneficio del arresto domiciliario si recibe una adecuada contención psicológica.

"Las profesionales fueron claras al sostener que con un seguimiento y contención acorde al caso, Barreda puede dejar el penal y continuar con asistencia psicológica en la vivienda donde fije domicilio", explicó una fuente judicial.

Tras esa instancia, esta mañana los integrantes de la Sala I volvieron a reunirse y resolvieron por unanimidad otorgarle el arresto domiciliario al odontólogo.

Previo a esa instancia, los magistrados debieron resolver si un recurso presentado por el fiscal del Tribunal de Casación ante la Suprema Corte para que revoque el arresto domiciliario suspendía o no esa medida.

Los jueces Soria y Oyhamburu entendieron que el recurso no suspende la medida ordenada por el Tribunal de Casación mientras que Szelagowski votó en disidencia por entender que debía esperarse la resolución de la Corte para definir si se otorgaba o no el beneficio a Barreda.

Al dar a conocer la resolución, el titular de la Cámara Penal, Pedro Luis Soria, dijo que la posibilidad de que Barreda pueda continuar con su tratamiento fuera de la cárcel fue uno de los determinantes que se tuvieron en cuenta para morigerar su pena.

"Barreda va a recibir un tratamiento psicológico adecuado, va a estar acompañado de una persona encargada de su custodia y cuidado y va a tener todos los medios que requiera un persona privada de su libertad", precisó Soria.

Barreda se encontraba detenido desde el 15 de noviembre de 1992 cuando asesinó a escopetazos a su esposa, su suegra y sus dos hijas en la casona en la que vivían en la calle 48 entre 11 y 12, en pleno centro de La Plata.

El odontólogo fue sometido a juicio oral y condenado a reclusión perpetua en 1995 en un fallo dividido, ya uno de los jueces que integraban el Tribunal oral se pronunció por la inimputabilidad.

Según fuentes judiciales, Barreda podría gozar del arresto domiciliario hasta el 2012 siempre que cumpla con todos los requisitos impuestos por la Cámara y a partir de ese momento podría estar en condiciones de solicitar la libertad condicional.

Dejá tu comentario