Bendini gana más tiempo: se queda de nuevo sin juez

Judiciales

Gerardo Daniel Caamaño, el juez que debe investigar a Roberto Bendini, analiza apartarse del caso tras un fallo de la Cámara Federal de Comodoro Rivadavia que determinó que el jefe del Ejército debe ser juzgado en un tribunal civil y no por la Justicia militar. A Bendini se lo investiga por el supuesto desvío indebido de fondos públicos a una cuenta bancaria no autorizada.

Los hechos se produjeron entre 2002 y 2004, cuando Bendini estaba al frente de la Brigada Mecanizada XI de Santa Cruz.

Hace cuatro meses, el juez federal de Río Gallegos, Gerardo Daniel Caamaño, se declaró incompetente para intervenir en el caso por «la condición militar» de siete de los ocho imputados y porque los fondos provenían de la actividad del Ejército.

  • Inconstitucional

    Sin embargo, los camaristas desestimaron el insólito argumento. Sostuvieron que la calidad de «funcionario militar» no cambia el carácter del delito y consideraron que la intervención de la Justicia militar implicaría crear un «fuero personal» y eso es inconstitucional.

    Ahora Caamaño podría excusarse de seguir interviniendo en la causa. La partida del juez «congela» una definición sobre el futuro del discutido jefe del Ejército, pese a que el fiscal federal, Miguel Segovia, tendría todo listo para pedir el procesamiento.

    La causa se inició en 2004, a partir de la denuncia de la Oficina Anticorrupción (OA), aunque el organismo luego desistió de presentarse como querellante. Según la OA, cuando era jefe de la Brigada Mecanizada de Río Gallegos, Bendini habría abierto una cuenta en el Banco de la Provincia de Santa Cruz destinada a recibir fondos provenientes de recursos propios del área, como los productos elaborados en la «panadería militar», o los pagos realizados por la provincia para la construcción de «puentes Bailey» sobre varias rutas que sufrieron cortes producto del deshielo, en 2002.

  • Involucrados

    Esos depósitos, que alcanzaron los 524.049 pesos, habrían quedado ajenos al control de Tesorería General de la Nación ya que, según las normas, toda recaudación de la unidad debía ser ingresada a una cuenta única desde donde se transferiría a la contaduría del Ejército y éste a su vez la repartía nuevamente hacia el interior del país.

    Por esta causa no sólo está siendo investigado Bendini sino también el jefe de Finanzas de la Brigada, Carlos Espósito, y su esposa, Alba Pérez, además de otros cinco militares.

    Los militares incluidos en la causa son: el oficial Mario Villegas, tesorero de los casinos de la unidad; el suboficial Oscar Almada, también con responsabilidades sobre el manejo del dinero; el oficial Jorge Eduardo Pérez, otro auxiliar del servicio administrativo; el oficial Marcelo Martelletti, jefe del Batallón de Ingenieros de la localidad de Comandante Luis Piedrabuena, y el oficial Juan Pasqualini, jefe del Regimiento de Infantería Mecanizado 24.

    El juzgado de Caamaño también investiga, en una segunda causa, el presunto cobro por parte de Bendini de nueve cheques por 190 mil pesos que nunca se habían asentado en los respectivos libros contables.
  • Dejá tu comentario