Cámara lenta para libertad de Chabán

Judiciales

Entre dos y cuatro meses podrían pasar hasta que la Cámara de Casación Penal decida si mantiene en libertad al gerenciador de Cromañón, Omar Chabán, o si, por el contrario, revoca ese beneficio y lo devuelve a la cárcel.

Antes de partir de vacaciones, los camaristas de la Sala III aceptaron estudiar el caso e hicieron lugar a la queja que presentó el fiscal general Joaquín Gaset, contra la decisión de la Cámara del Crimen de otorgarle la excarcelación al empresario del rock.

La sala que dejó en libertad a Chabán debía notificar a las partes y regresar el expediente del caso al máximo tribunal penal del país, pero hasta ayer esa carpeta no había salido del despacho de los cuestionados jueces Gustavo Bruzzone y María Laura Garrigós de Rébori.

• Reivindicación

Uno de los que esperaban la causa era Raúl Plee. El fiscal mantendrá el criterio defendido por su colega Gaset para que Chabán sea encerrado en una cárcel hasta que llegue la hora del juicio oral y público. Es decir, reivindicará la legalidad del imperio de la prisión preventiva para delitos graves.

La Sala III de la Cámara de Casación está integrada por los jueces
Eduardo Riggi, Guillermo Tragant y Angela Ledesma. Tiene al menos dos antecedentes a favor de la excarcelación de los detenidos. Uno por evasión impositiva (caso Mascheraldo) y otro relacionado con el contrabando de armas a Ecuador y a Croacia, donde dispuso la libertad del general Antonio Vicario.

Sin embargo, los camaristas podrían revertir ese pasado e inclinarse por revocar la libertad de
Chabán. El argumento sería que «la causa Cromañón tiene gravedad institucional».

Así opina el gobierno, y fue éste el motivo que generó una suerte de confrontación con el renunciante ministro de Justicia Horacio Rosatti. Al santafesino siempre se le reclamó que no hubiese advertido que los camaristas Bruzzone y Garrigós de Rébori unirían sus votos para restituir la libertad del gerenciador del boliche de Once, acusado de la muerte de 194 personas.

Quienes podrían votar para que
Chabán regrese a la cárcel serían los jueces Riggi y Tragant, y es muy probable -aunque no del todo certero- que la jueza Ledesma se incline por mantener en libertad al empresario.

La pista para dejar sin efecto la excarcelación con el fundamento de
«gravedad institucional» hay que buscarla en la misma decisión de la Sala III de intervenir en el caso. Por lo general, Casación no se inmiscuye en causas que se traten de prisiones preventivas. Sólo lo hace cuando ha adquirido esa calificación. Cromañón será la excepción de la regla, que es fallar siempre sobre casos con condenas.

En el mejor de los casos, habrá un fallo en los primeros días de octubre, aunque la decisión también podría estirarse hasta fines de año.

Dejá tu comentario