Carrascosa acusó a Pachelo y dijo que el móvil fue "robo"

Judiciales

En la jornada de ayer se produjo un punto de inflexión en el juicio por la muerte de María Marta García Belsunce: el único acusado, el viudo de la mujer prestó declaración de forma sorpresiva después de que su coartada quedó debilitada luego de que se leyeran careos y declaraciones testimoniales de otros actores de esta historia.

Al momento de tomar la palabra, luego del cuarto intermedio de las 14 horas, Carlos Carrascosa acusó a su ex vecino del country «Carmel» de ser el autor del crimen.

Al momento de la acusación, el viudo subrayó que el móvil fue el robo, es decir, que se trataría de un homicidio en ocasión de robo.

Lo robado serían «entre 400 y 800 pesos» que desaparecieron de la mesa de luz de su casa, luego del asesinato de María Marta. Ese dinero pertenecía a las Damas del Pilar: «Para mí el móvil fue el robo, faltó la caja chica de las Damas del Pilar».

Cabe recordar que la defensa de Carrascosa siempre apuntó contra Pachelo.

Tanto es así, que entre los investigadores está la sospecha de que era éste, junto con una banda de tres vigiladores del country, quien elegía las casas y eran los «uniformados» los que entraban a robar para que luego, Pachelo sacara los elementos sustraídos en su auto ya que, al ser socio del barrio, su vehículo no era revisado por la guardia.

  • Complicación

    Durante la mañana se leyeron las declaraciones de tres testigos que complicaron la coartada del viudo quien asegura que mientras ocurría el asesinato, él se encontraba viendoun partido de fútbol en la casa de su cuñado. Sin embargo, los dichos de Catalina Vargas la empleada doméstica que trabajaba en la casa de Guillermo Bártoli, donde supuestamente estaba viendo el partidoseñalaron que la televisión de la casa estaba apagada a las 18 horas del 27 de octubre de 2002.

    En sus dichos, Carrascosa había expresado que se encontró con el cadáver de su mujer a las 19. En esa declaración consta que el hombre terminó de ver el superclásico y a los diez minutos del gol de Independiente, en el segundo partido de la tarde, se retiró hacia su casa.

  • Testimonios

    El gol fue a las 18.47, es decir que a las 18.57 debería haber salido del lugar, pero en otra declaración, señaló que llegó a su casa a las 18.45. Se complica la coartada. Como si fuese poco, un mozo del club house del country, Gerardo Ovendorfer y la encargada del lugar, Alba Benítez, en sus declaraciones complicaron aun más la situación de Carrascosa.

    Por un lado, el hombre indicó haber visto al ex agente de Bolsa en el club «entre las 18 y las 19», después del superclásico y justificó su recuerdo al explicar que «soy hincha de Boca y cuando había terminado el partido quería hacerle una chanza a alguien. Me acuerdo que lo vi llegar, pero no tenía confianza como para hablarle».

    La declaración de la masajista, Beatriz Michelini (la primera en llegar), quien está procesada por encubrimiento, da cuenta de que cuando arribó a la casa, Carrascosa le dijo que su esposa había tenido un accidente, pero lo hizo «sin gritar» y ella estaba «más sobresaltada que él».
  • Dejá tu comentario