21 de enero 2003 - 00:00

Carrascosa, el último en declarar ante Molina Pico

Luego de varias postergaciones, el fiscal Diego Molina Pico tomará esta mañana declaración indagatoria al noveno y último imputado por el encubrimiento del crimen de María Marta García Belsunce: su esposo, Carlos Carrascosa. Ayer declaró Constantino Hurtig.

«El Gordo», como lo llaman todos sus familiares y amigos, será el último en responder a las preguntas del fiscal, quien postergó para hoy su comparecencia para declarar sobre sus actos la tarde del 27 de octubre último, cuando encontró a su mujer muerta en el baño de su casa, en el Carmel Country Club de Pilar.

•Paradojal

La declaración de Carrascosa será -tal vez-la más importante, ya que la mayoría de los imputados se refirió a él como el motor de las diversas conductas tendientes -según el fiscal-a encubrir el crimen: desde arrojar la bala por el inodoro (al creer que era un «pituto» de estantería) hasta obtener el certificado de defunción «trucho».

Sin embargo, su abogado, Marcelo Nardi, consideró «una paradoja» la situación de Carrascosa, ya que «quien debiera ser querellante en la causa debe dar explicaciones como imputado». Ayer, durante casi cinco horas, el padrastro de María Marta García Belsunce, el pediatra Constantino Hurtig, contestó más de cien preguntas. Su abogado, José Lisinio Scelzi, dijo que el médico «dejó en claro que la presencia en la casa de María Marta fue en su condición de familiar y no por una labor profesional».

Constantino Hurtig, imputado por Molina Pico del delito de encubrimiento, está acusado de haber participado de la reunión familiar en la que se acordó arrojar por el inodoro una bala disparada contra María Marta, hallada debajo del cadáver. Según el abogado, Hurtig «ratificó que por la morfología del plomo no podía corresponderse ni remotamente con lo que luego se determinó correspondía a una punta de bala».

Según Scelzi, Hurtig «jamás se representó la existencia de un delito, motivo por el cual tampoco creyó que podía estar haciendo desaparecer pruebas o rastros de un delito».

En la medianoche del domingo, tras una declaración de casi seis horas,
Horacio García Belsunce aseguró estar tranquilo por haber dejado en claro «todas las injusticias de las imputaciones» en su contra. Al hermano de María Marta, Molina Pico lo acusa de dos hechos de encubrimiento: la desaparición de la bala disparada contra la mujer y haber llamado al jefe de la brigada Antisecuestros de la Bonaerense, comisario mayor Angel Casafús, para pedirle que evitara el ingreso de la Policía al country de Pilar el día del crimen.

•Permiso

A pocas horas de declarar ante el fiscal, Scelzi presentó en el juzgado de Garantías de San Isidro, a cargo de Orlando Díaz, un pedido para que Horacio García Belsunce pueda salir del país y retomar su descanso en Uruguay. Lo mismo solicitó el acusado Sergio Binello, vecino de Carmel, y ahora el magistrado cuenta con tres días para resolver los pedidos formulados.

En otro orden, Molina Pico pidió al juez federal porteño
Claudio Bonadío informes sobre una denuncia formulada contra el padrastro de la víctima, el pediatra Constantino Hurtig, por el delito de apropiación de menores.

Dejá tu comentario