Caso SW: se entregó imputado que estuvo dos años prófugo de la Justicia

Judiciales

Un hombre prófugo desde agosto de 2006 y procesado en el marco de la causa en la que se investigó el tráfico de unos 60 kilos de cocaína a España en un vuelo de la aerolínea Southern Winds, se entregó a la Justicia y quedó detenido.

Se trata de Maximiliano Wilsen, un ex operador de la empresa TAS (Top Air Security), una firma que tenía a su cargo el control de las valijas que se embarcaban en los aviones y por donde habrían pasado las maletas con drogas y que fueron detectadas en el aeropuerto de Barajas, en España.

Wilsen se presentó espontáneamente el pasado 10 de julio, aunque recién trascendió hoy, y quedó a disposición del juez Ezequiel Berón de Astrada, quien le trabó un embargo sobre sus bienes de 20 millones de pesos.

En agosto de 2006, cuando la investigación estaba en pleno curso, el juez en lo penal económico Marcelo Aguinsky había dispuesto la captura nacional e internacional de Wilsen, quien había sido procesado con prisión preventiva.

Por esta causa, ya fueron condenados a penas de hasta ocho años de prisión en un juicio finalizado en diciembre pasado un matrimonio español, un colombiano y el hijo del ex jefe del aeropuerto de Ezeiza Alberto Beltrame.

Las mayores penas recayeron sobre José González Villar (8 años) y Elena Toimil Batán (7 años), el matrimonio español que habría sido encomendado para recibir la droga en el aeropuerto madrileño de Barajas,y que fue extraditado luego de recibir una condena por la tenencia de un cargamento en el verano de 2005.

El Tribunal Oral en lo Penal Económico Nº 3 (TOPE3) también condenó a cinco años de cárcel al colombiano Juan Aristizábal Tabares, quien habría llevado el estupefaciente hasta el aeropuerto, tal como fue filmado por las cámaras de seguridad.

Por su parte, Walter Beltrame, el ex empleado de SW hijo del jefe del aeropuerto, que ya pasó casi tres años detenido, recibió cuatro años y medio de prisión pero no por ahora no irá a la cárcel mientras la condena no quede firme.

En cambio, fueron absueltos los empleados de Southern Winds Claudio Baudino, Ariel Tamburrini (quien había sido procesado como "nexo" entre el proveedor de la droga y sus destinatarios) y Fernando Arriete.

Además, los jueces Jorge Pisarenco, Luis Imaz y Enrique Schlegel, miembros del TOPE3, ordenaron profundizar sobre qué responsabilidad habrían tenido en la maniobra los dueños de la disuelta compañía aérea, los hermanos Juan y Christian Maggio.

Los Maggio y el vicepresidente de la desaparecida aerolínea, Enrique Montero, habían sido imputados en la investigación por el envío de cuatro valijas con casi 60 kilos de droga a España en setiembre del 2004, pero el entonces juez Carlos Liporace dijo que no habían encontrado pruebas en su contra para adjudicarles una vinculación al caso.

El hecho surgió el 17 de septiembre de 2004, cuando cuatro valijas que tenían membrete de la Embajada fueron enviadas desde Buenos Aires al aeropuerto de Barajas, en Madrid, en un vuelo de la empresa SW con 58,900 kilos de cocaína.

Al mes, las autoridades de SW denunciaron el hecho ante la Justicia, y uno de los primeros detenidos fue Beltrame, hijo del entonces jefe de seguridad del Aeropuerto de Ezeiza.

A raíz del caso, el presidente Néstor Kirchner relevó al jefe de la Fuerza Aérea, brigadier Carlos Rohde, y además se disolvió la Policía Aeronáutica Nacional (PAN), ahora reconvertida en la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA).

Dejá tu comentario