Coimas en el Senado: De la Rúa descalificó a Chacho y a Terragno

Judiciales

«Dice François Rabelais: 'Soy de la opinión de que no estaban equivocados los persas, quienes consideraban que el segundo vicio es mentir; el primero es tener deudas. Porque deudas y mentiras van de ordinario juntas y reunidas'.» Casi un pensador Fernando de la Rúa, quien ayer le entregó al juez Daniel Rafecas un escrito donde analiza el perfil psicológico del mentiroso.

El ex presidente se presentó a declarar por pedido propio en un intento de convencer a sus acusadores de que su gobierno no pagó coimas para la aprobación de la ley de reforma laboral. Su situación procesal quedará resueltaluego de la feria judicial, aunque sus abogados ya anticipan que el ex presidente será procesado.

Esta es la tercera vez que De la Rúa declara en la causa de los sobornos en el Senado, un «mito» -según el ex presidente- que se alimenta con «falsedades que por repetidas se incorporan en el imaginario colectivo».

Sobre esos «mitos» -interpretó- se construyó la fábula de las coimas del Senado y aportó un largo listado de los principales «mitos» que, reiterados hasta el cansancio, «se usaron para hacerla creer y aún se siguen usando».

El ex presidente analizó psicológicamente al «valijero» Mario Pontaquarto y también a tres personajes que, a su entender, contribuyeron para incorporar en el ideario popular la existencia de las coimas. Ellos son Carlos Chacho Alvarez, Rodolfo Terragno y Sandra Montero.

  • Sobre el ex secretario parlamentario arriesgó que su personalidad está asociada al protagonismo. «Ansía ser importante, quiere figurar, que lo vean heroico e inteligente, elocuente y audaz

    ¿Qué lo llevó a la contradicción y a la mentira a Alvarez?,-se interroga De la Rúa en su informe. Y concluye que «alienta un sentimiento negativo y rencoroso contra el ex presidente, como resulta de su libro con Joaquín Morales Solá 'Sin excusas', por no haber aceptado que fuera jefe de Gabinete al incorporarse Domingo Cavallo al Ministerio de Economía. Lo culpa de sus propios problemas. Habiéndolos unido una honda amistad y compartido un proyecto político, el rencor se redobla».

  • Sobre Terragno apunta que el jefe de Gabinete desplegó su rencor por aquella renuncia «debido a su ineptitud para el cargo y no por otra cosa». Al respecto, considera como «odiosa» su mistificación del decreto de los 30 millones, «con los que confundió al periodismo y al tribunal».

    De la Rúa, además, apuntó contra el fiscal Federico Delgado, quien pidió su procesamiento acusándolo de haber ordenado la compra de la ley de reforma laboral para cumplir con exigencias del Fondo Monetario Internacional.
  • Dejá tu comentario