Coimas en obra pública: 12 Skanskas para seis jueces

Judiciales

Seis jueces federales deberán investigar a 12 constructoras sospechadas de utilizar facturas truchas para simular salidas irregulares de dineros en la obra pública. Así lo dispuso la Cámara Federal que ayer avaló la teoría de repartir los expedientes para evitar que la presión oficial se concentre en un solo magistrado.

La maniobra fue descubierta por Guillermo Montenegro cuando revisaba la documentación que involucra a la multinacional sueca Skanska en el presunto pago de coimas para la ampliación de los gasoductos del Norte y Sur.

En esa indagación, el juez federal descubrió que las 23 empresas fantasma que proveyeron facturación apócrifa a Skanska también lo hicieron para estas doce empresas por 45 millones de pesos. Se desconoce si la operación fue para evadir impuestos, pagar sobornos a funcionarios o esconder sobreprecios.

Montenegro las denunció ante la Cámara Federal, y por sorteo el tribunal repartió las causas entre los juzgados de María Romilda Servini de Cubría, Marcelo Martínez de Giorgi, Octavio Aráoz de Lamadrid, Julián Ercolini, Claudio Bonadío y Sergio Torres.

Todos los jueces (a excepción de Bonadío) habían desistido de investigar con el argumento de que Montenegro se había desprendido «prematuramente» de los expedientes sin investigar si se trataba de un nuevo caso de cohecho o de una evasión tributaria.

  • Dictamen

    Pese a las objeciones de los jueces, en un dictamen de Eduardo Luraschi, determinó que no correspondía que Montenegro monopolizara toda la investigación sobre supuestos ilícitos en la obra pública.

    La decisión fue adoptada ante un planteo que realizó el juez Sergio Torres oponiéndose a la postura de su colega.

    «Las conductas objeto de pesquisa encontrarían adecuado juzgamiento en el fuero penal tributario, por lo que en su caso debería darse intervención para entender respecto de la mismas a ese fuero especial», escribió Torres.

    Montenegro se mantuvo en su criterio de que se trataba de un caso federal que debía ser investigado por jueces federales. La Cámara validó su postura y ayer reintegró los expedientes a los seis jueces seleccionado por sorteo.

    Entre las doce constructoras, Gotti es la de negocios más voluminosos: 20 millones de pesos. Gotti concentró la mayor parte de las obras viales santacruceñas desde la gobernación de Néstor Kirchner.

    Le siguen: Eleprint SA sospechada de usar facturación apócrifa por $ 6,1 millones de pesos; Juan Felipe Gancedo SA por $ 3 millones; Emgasud SA por $2,9 millones. Esta empresa tiene como accionista mayoritario a Alejandro Ivanissevich, de excelente llegada a la Casa Rosada, y ya estaba siendo investigada por el fiscal Carlos Stornelli.

    Petersen Thiele & Cruz SA por $ 2,4 millones. Las otras investigadas son: Construera Ingeniería SA, Antolín Fernández SA, Innac UTE, Fontana Nicastro Construcciones SAC, Marcalba SA y Ecsa Construcciones.

    El fallo de la Cámara Federal deja a Montenegro concentrado en una sola causa: Skanska. Las indagatorias en este expediente comenzarán el 7 de junio, después de que Montenegro termine con el turno para denuncias que ingresan por comisarías. El primero de sus indagados será Alejandro Gerlero, el ex gerente de Skanska que señaló por mail a Ulloa como el vínculo entre Skanska e Infiniti Group. Después será el turno de los otros ex directivos que ya fueron procesados por evasión tributaria tras lo cual declararan el ex titular de Enargas Fulvio Madaro y ex gerente de Nación Fideicomiso Néstor Ulloa.
  • Dejá tu comentario