Complican al hijo del ex vocero de Alfonsín

Judiciales

El hijo de José Ignacio López, ex vocero de Raúl Alfonsín y actual miembro del Diálogo Argentino, será indagado hoy por el homicidio de Jimena Hernández, la niña asesinada hace más de 15 años dentro de la piscina del colegio Santa Unión de los Sagrados Corazones.

Al respecto, el ex vocero presidencial aseguró que la versión sobre la participación de su hijo en el caso forma parte de una «campaña de difamación» iniciada por la madre de la víctima.

En tanto, los investigadores del crimen de Jimena sospechan que Pablo López se fue de la Capital Federal apenas unos días después del homicidio y estuvo escondido en el Obispado de la localidad de Añatuya, en Santiago del Estero.

La sospecha surgió a partir de la declaración de un testigo de identidad reservada que reveló que el hijo del ex vocero de Alfonsín -quien se desempeñó como seminarista en el colegio Santa Unión-se encontraba en esa localidad, situada a 150 kilómetros de la capital santiagueña.

La causa estuvo a punto de prescribir el 12 de julio de 2000, cuando se cumplieron 12 años de tramitación. Sin embargo, la Justicia aceptó un pedido de los padres de la niña para continuar con la investigación. Cabe recordar que fueron seis las personas que estuvieron imputadas por el crimen, aunque no hubo ningún detenido.

Se trata de
Oscar Bianchi -sindicado inicialmente como el autor material-, los guardavidas Hernán Fusco, Gerardo Paradela, Mario Alvarez y Miriam Squaglia, y el ex director del colegio Jorge Sobrino.

Todos fueron imputados en la causa y sobreseídos en 1995 por el juez
Mauricio Zamudio, quien consideró que no había elementos para procesarlos por el asesinato. Pero la declaración de un testigo de identidad reservada cambió radicalmente el rumbo de la causa.

Dejá tu comentario