Cromañón: Chabán niega coimas a policías

Judiciales

Omar Chabán, uno de los detenidos por la tragedia del 30 de diciembre en un local bailable en la Capital Federal, dirá a la Justicia que no tiene relación alguna con funcionarios del Gobierno porteño; negará también que la Policía haya recibido coimas para no controlar el lugar.

Familiares de las víctimas estudian pedirle al juez Julio Lucini que inhabilite además temporariamente a Aníbal Ibarra para ejercer su mandato, porque temen que «se fabriquen pruebas».

La Justicia citó e intentará mañana tomar una declaración indagatoria ampliatoria a Chabán, el encargado del boliche República de Cromañón, procesado y detenido. El empresario hasta ahora se negó a declarar y en esta oportunidad se lo requiere en la investigación relacionada con el presunto cohecho, que surge del testimonio de dos ex empleadas del local del barrio de Once donde ocurrió la tragedia que el 30 de diciembre provocó la muerte de 193 personas.

Chabán
se negará otra vez a declarar y sólo lo hará en dos o tres meses, cuando sus abogados consideren que estará más próximo el juicio oral. Sin embargo, el defensor del detenido aseguró que, cuando declare su cliente, negará los dichos de las dos chicas que aseguran que se le dio dinero a la Policía para que no controlara el lugar. «Es una barbaridad, le han arruinado la carrera a ese hombre», dijo el abogado defensor de Chabán, Pedro Dattolli, en relación con el agente de la Comisaría 7ª señalado como el policía que presuntamente recibió dinero del local.

Dattolli
también aseguró que su cliente «no tiene relación alguna con funcionarios del Gobierno porteño». Eso se contradice con declaraciones que el letrado formuló al principio de la causa, pero aclaró que «hay responsabilidades de funcionarios pero no tienen relación ellos con Chabán». Por su parte los familiares de las víctimas representados por los abogados Fabián Bergenfeld y Mariano Bergés, están atentos a las declaraciones de los tres ex funcionarios que tienen que brindar su declaración indagatoria en la primera quincena de abril. De acuerdo con lo que surja de allí, para lo cual la ex secretaria de Control Comunal, Fabiana Fiszbin, prepara un escrito de más de 200 hojas, evalúan solicitar al magistrado que inhabilite a Ibarra para ejercer su cargo. Ese pedido lo harían porque consideran que podrían «estar fabricándose pruebas como órdenes de trabajo que no existían cuando debían existir», explicó Bergenfeld, para quien la investigación se extendería al menos durante cuatro años.

El juez
Lucini seguirá un mes más a cargo del juzgado ya que María Angélica Crotto solicitó licencia al menos hasta el 2 de mayo próximo debido a un tratamiento médico que debe realizar. El magistrado debe resolver también si considera el pedido de los abogados demandantes de citar a declarar como testigo a la senadora Vilma Ibarra, con lo que quieren probar la amistad de la legisladora con Fiszbin para demostrar supuesto incumplimiento de los deberes de funcionario público de Ibarra al nombrarla presuntamente por amistad y no por idoneidad.

Dejá tu comentario