De la Rúa declaró por incidentes en 2001 y reiteró la hipótesis del complot

Judiciales

El ex presidente Fernando De la Rúa reiteró hoy ante la Justicia la hipótesis del complot en su contra, como generador de los hechos de violencia registrados en inmediaciones de Plaza de Mayo, que precedieron a su renuncia el 20 de diciembre de 2001.

Al ampliar hoy su indagatoria ante el juez federal Claudio Bonadío, el ex presidente dijo que el "estado de sitio" declarado entonces había sido pedido por varios gobernadores, entre ellos Carlos Ruckauf "desbordado por los hechos por el mismo desatados".

De la Rúa, que tiene dictada una "falta de mérito", fue citado por Bonadío luego que la Cámara Federal ordenara al magistrado acelerar el cierre del sumario penal.

El abogado Jorge Kirszenbaum, uno de los letrados que asistió a De la Rúa durante la ampliación del interrogatorio, afirmó ante la prensa que "como no hay nuevos hechos incriminatorios, la falta de mérito debería transformarse en un sobreseimiento".

De la Rúa debió ampliar su indagatoria porque, luego que declarara por última vez, se conocieron otros casos de víctimas de la represión que precedió a su dimisión como jefe del Estado.

"Me remití a declaraciones anteriores" dijo De la Rúa al término de la audiencia celebrada en el despacho de Bonadío, en el cuarto piso de los tribunales federales de Comodoro Py 2.002, de esta capital.

"Todos esos hechos (los que le impusieron esta mañana) están comprendidos en mis declaraciones anteriores", agregó De la Rúa, quien manifestó desconocer a integrantes de un listado de damnificados que le exhibieron en el juzgado.

"No hay nada que altere la falta de mérito dictada en su oportunidad", coincidió Ronald Troncoso, el otro letrado que asistió al ex presidente en la ampliación de la indagatoria que duró poco más de una hora.

El abogado Rodolfo Yanzón, que representa a una veintena de querellantes, opinó en cambio que el ex jefe de Estado debe ser procesado porque "tiene reponsabilidad" en las muertes y lesiones a manifestantes.

De la Rúa, quien expresó su "mayor pesar" por "las cosas que ocurrieron al final de mi gobierno", también criticó a la juez federal María Servini de Cubría, quien instruyó la causa durante más de un lustro, hasta que meses atrás se excusó y el sumario pasó a Bonadío.

El ex presidente indicó que fue la magistrada quien, sin tomar contacto con el entonces ministro del interior Ramón Mestre, "dispuso desalojar la Plaza de Mayo hasta detrás de la Pirámide", ubicada en el centro de ese paseo.

Sobre Ruckauf insistió en que el ex gobernador bonaerense ordenó retirar la custodia policial
de la residencia presidencial de Olivos.

Días atrás también ampliaron sus indagatorias el ex vicejefe de la Policía Federal Osvaldo Cannizzaro y el ex comisario de la seccional 6a.

Daniel Manzini, en el marco de los pasos procesales dispuestos por el juez "para resolver la situación procesal de todos aquellos que aún no la tienen definida".

Bonadío debe expedirse sobre un planteo de nulidad presentado por la defensa del ex jefe de la Policía Federal, Rubén Santos, quien impugnó "todo lo actuado" por Servini de Cubría por considerar que la juez no fue imparcial.

Para la defensa de Santos, la primera instructora del sumario fue "parte de los hechos y no un investigador imparcial", por su presencia en el lugar de los episodios y haber impartido órdenes al personal policial sobre la forma de actuar.

El planteo fue considerado como una "actitud dilatoria" por Yanzón, para evitar que Santos, procesado por los homicidios y las lesiones, sea sometido a juicio oral.

Además de Santos, están procesados en el legajo que investiga las responsabilidades institucionales el ex secretario de seguridad Enrique Mathov y los ex comisarios Raúl Andreozzi y Norberto Gaudiero.

Dejá tu comentario