De vuelta la moda Skanska: Oyarbide amplía investigación a más empresas

Judiciales

El caso Skanska se reavivó ayer en la Justicia, después de nueve meses en que el expediente pareció quedar congelado. Esta vez, la investigación parece golpear no sólo al Enargas, sino también a las empresas que participaron junto con la constructora sueca de la ampliación de dos gasoductos (Norte y Sur), los mismos sobre los cuales recaen las denuncias por supuestas coimas pagadas a funcionarios kirchneristas.

El juez Norberto Oyarbide dispuso ahora profundizar la investigación, sobre las cuatro empresas que participaron de la construcción de las obras junto con Skanska: BTU, Contreras Hermanos, Techint y Odebrecht. La señal la dio ordenando una serie de medidas de prueba que pusieron en la mira a esas empresas.

Además, solicitó informes al Enargas, sobre los costos reales de la construcción de las obras, como si la causa casi volviera a comenzar desde cero. Por eso, le exigió al actual titular del organismo que «envíe a la mayor brevedad posible» copias de expedientes e informes relacionados con la construcción de los gasoductos Norte y Sur, cuyos gerentes de proyecto resultaron ser las licenciatarias investigadas.

Puso el ojo también sobre la Auditoría General de la Nación, a la cual ordenó que le indicara si se realizaron informes sobre la actuación del Ente de Gas, durante la supuesta concreción del ilícito, que en ese entonces era presidido por Fulvio Madaro, imputado en la causa. Lo cierto es que la decisión de Oyarbide, criticado hasta ahora por su lentitud en la investigación al punto que la oposición presentó esta semana denuncias públicas por la falta de objetividad de los magistrados a la hora de investigar funcionarios públicos, es ahora intensificar la investigación en relación con la posible responsabilidad que pudieren haber tenido en las supuestas coimas.

En un día agitado, pidió también la colaboración de la División Jurídico Contable de la Superintendencia de Investigaciones de la Policía Federal y de la Facultad de Ingeniería de la UBA, para realizar un estudio técnico pericial que permita determinar o descartar la razonabilidad de los presupuestos manejados por las firmas y el órgano estatal.

Asimismo, decidió confirmar si es que efectivamente existieron acciones adicionales que pudieran haber requerido pagos extra por parte del Enargas.

Oyarbide también pretende profundizar su pesquisa en torno a los gerentes de las firmas y, para ello, ordenó realizar una exhaustiva selección de los entrecruzamientos telefónicos, en los que se habrían arreglado las millonarias operaciones. Se dispuso identificar a los titulares de las líneas, especificando fecha, hora y duración de las llamadas en cuestión.

La pista que desembocó en las inesperadas medidas, tomadas por Oyarbide, fue la que el fin de semana pasado indicó que esas empresas habrían cobrado millonarios adicionales, luego de terminada su labor en la ampliación de los gasoductos.

Después de la ida del ahora ex juez federal Guillermo Montenegro al gabinete porteño como ministro de Seguridad, la causa en el fuero federal había recaído en una larga impasse. El juez Sergio Torres había sido el elegido en un principio para comandar la investigación, aunque finalmente terminara en manos del juez Norberto Oyarbide. Desde setiembre que no se tomaba siquiera una medida de relevancia, aun a pesar de que fueran más de 30 los indagados, en su momento, por Montenegro.

En el marco de esta causa, el ex juez Montenegro ya había indagado a Madaro y al ex titular de Nación Fideicomisos, Néstor Ulloa, aunque su situación procesal aún no fue resuelta.

Por otro lado, en la causa que se tramita en el Juzgado Penal Tributario de Javier López Biscayart, Ulloa ya fue procesado junto con quienes manejaban las sociedades presuntamente fantasma, a través de las cuales se adquirían facturas truchas para disfrazar supuestos sobornos.

López Biscayart había ordenado allanar la semana pasada la sede de Skanska del microcentro porteño y unas oficinas en Neuquén. Luego de esa medida, decidió también implantar el secreto de sumario, por lo cual hasta dentro de diez días hábiles más no habrá grandes decisiones en torno al caso que investiga las presuntas evasiones impositivas, en las que Skanska habría recaído para pagar esos supuestos sobornos.

Dejá tu comentario