Dos policías procesados por golpear a un anciano

Judiciales

Dos efectivos de la Policía Federal fueron procesados por "apremios ilegales y vejaciones" en perjuicio de un anciano con problemas cardíacos, que luego murió, quien se resistió a salir como testigo de la detención de una prostituta en el barrio de Flores, en el año 2002, informaron fuentes judiciales.

El procesamiento, sin prisión preventiva, fue dictado por el juez de Instrucción porteño Facundo Cubas y recayó sobre el cabo primero Patricio Osvaldo Gómez y el cabo Eduardo Marcelo Miranda.

Ambos están acusados de haber golpeado a Arturo Ignacio Arratibel, quien como consecuencia del ataque sufrió un preinfarto del que en un principio se recuperó parcialmente, aunque meses después derivó en un nuevo problema cardíaco que le causó la muerte antes de que llegara a reconocer a sus agresores en rueda de sospechosos.

El juez Cubas consideró probado que la noche del 27 de agosto del año 2002, en Artigas al 700, de Flores, Gómez y Miranda le exigieron a Arratibel que les entregara su documento y les proporcionara sus datos personales "diciéndole que iba a ser testigo de una detención".

"Ante ello, Arratibel les hizo saber que no llevaba sus documentos... y, mientras esto sucedía, una prostituta que había sido detenida por el personal policial había intentado escaparse, produciéndose como consecuencia de ello un tumulto", afirmó el juez en el fallo.

"Solucionado el problema con la persona que pretendió escaparse", Gómez "volvió a acercarse a Arratibel absolutamente descontrolado, fuera de sí, profiriéndole todo tipo de amenazas, aplicándole un golpe que lo dejó tendido en la vereda, colocándole las esposas, recibiendo patadas en todo el cuerpo por parte del personal policial", reseñó el magistrado.

Según el auto de procesamiento, la víctima "entró en estado de inconciencia, experimentando un infarto a consecuencia de los golpes, por lo que fue trasladado en una ambulancia del Same al Hospital de Agudos T. Alvarez".

Los dos procesados negaron que los hechos hubiesen ocurrido de ese modo, aunque el juez consideró que "resultan probanzas con entidad suficientes las manifestaciones vertidas oportunamente" por Arratibel, que coincidieron con las de varios testigos.
En caso de llegar a juicio con esta calificación, los policías, que además fueron embargados por cuatro mil pesos cada uno, podrían afrontar penas de "prisión o reclusión de uno a cinco años e inhabilitación especial por doble tiempo", tal como está previsto en la ley para "el funcionario que desempeñando un acto de servicio cometiera cualquier vejación contra las personas o le aplicare apremios ilegales".

Dejá tu comentario