Dudas por paradero de testigos del valijero

Judiciales

La Justicia no tenía noticias anoche sobre el paradero de los venezolanos Daniel Uzcátegui Matheus, ex presidente de PDVSA Argentina y de su hijo Diego Uzcátegui Specht, pasajero del avión alquilado por ENARSA en el que llegó al país el valijero Guido Antonini Wilson y los u$s 800.000 sin declarar. Ambos deben presentarse hoy a declarar ante el juez Daniel Petrone que investiga el escándalo de la valija. Es la cuarta vez que fueron citados por el juzgado y anoche todo indicaba que esta vez tampoco llegarían desde Venezuela para presentarse, a pesar de que el juez les concedió una eximición de prisión como garantía para que se presenten. Pero ni siquiera ese beneficio ayer estaba firme.

Hasta el abogado de los Uzcátegui en el país, Hugo Pinto, puso en duda ayer que padre e hijo vinieran hoy a explicar, por ejemplo, por qué le pidieron a Exequiel Espinosa y Claudio Uberti que subiera al avión de ENARSA para viajar a Buenos Aires 48 horas antes que partiera en el mismo sentido el avión presidencial que trajo en agosto del año pasado a Hugo Chávez en visita oficial. ¿Qué función cumplía Antonini en la delegación? ¿Conocía de antes a Uberti como negociador comercial entre la Argentina y Venezuela o se vieron por primera vez en el Cessna Citation que partió de la terminal de PDVSA en Maiquetía? Son algunas de las preguntas que hoy, casi con seguridad, seguirán sin respuesta.

Anoche la fiscal María Luz Rivas Diez no había sido notificada de la presencia en el país de los Uzcátegui, pero la información extraoficial confirmaba que no vendrían a declarar por lo que el juez Petrone debería, como se anticipó, librar hoy mismo la orden de captura internacional.

  • Retórica

    Al mismo tiempo, Pinto reconoció públicamente que no sabía si habían llegado a Buenos Aires, pero la declaración sonó a una mera retórica. La semana pasada Petrone hizo lugar al pedido de eximición de prisión presentado por Pinto y les fijó una caución. Para que se hiciera efectiva, Petrone le marcó una garantía de $ 150.000 a los venezolanos, sumado a que deben asistir al juzgado periódicamente.

    Pero hasta ayer esos fondos no habían sido depositados. De hecho en el juzgado por la tardeya se daban por suspendidas las indagatorias. Además, el trámite de la caución tiene otras complicaciones: el monto de esa garantía real se encuentra apelado por parte de Pinto ante la Cámara en lo Penal Económico que hasta el momento no se expidió.

    No son esas las únicas divergencias que hoy existen en la causa. La fiscalía apeló a la Cámara el cambio de calificación de los delitos que se les imputa a los Uzcátegui, a quienes Petrone les levantó el cargo por presunto «contrabando agravado» y sólo los acusa ahora por presunto «lavado de dinero», un delito que es excarcelable.La apelación fue presentada por Rivas Diez y Mariano Borinsky, pero la resolución de la cámara se podría conocer recién después que se tomen las declaraciones indagatorias.

    Hasta ahora los Uzcátegui faltaron tres veces al llamado a indagatoria aduciendo distintas razones. La última vez el juez Petrone la postergó para poder leer el expediente, cuando hacía menos de una semana que se había hecho cargo del juzgado que hasta ese momento había estado vacante y a cargo de jueces subrogantes.

    En la indagatoria fijada para el 9 de abril, los Uzcátegui no se presentaron, porque según alegó su abogado, habían tenido problemas con sus pasaportes, por lo que no pudieron viajar a la Argentina.

    Antes, habían faltado en otras dos oportunidades: en la primera, el abogado adujo no tener tiempo para leer el expediente y ver la imputación concreta contra sus clientes, mientras que en la indagatoria fijada para el 27 y el 28 de febrero pasado los venezolanos se encontraban en el exterior.

    Si hoy se confirma que los Uzcátegui no se presentan -algo casi seguro, salvo que lleguen en un vuelo privado durante la madrugada- Petrone no citaría a Uberti, ex titular del Occovi.

    La declaración del hombre de confianza del gobierno en los negocios con Venezuela también fue pedida por Rivas Diez, pero en su momento una de las juezas subrogantes que actuó sobre la causa, Marta Marmissolle, decidió postergarla hasta que primero comparezcan los venezolanos. Curiosamente ninguno de los jueces que la siguieron, ni Marta Novatti ni ahora Petrone, cambió esa resolución por lo que la ausencia de los Uzcátegui no sólo paraliza la causa sino que también bloquea cualquier intento de hacer declarar a Uberti.
  • Dejá tu comentario