3 de abril 2008 - 00:00

Fiscal negó libertad a los barras presos

José María Aguilar
José María Aguilar
Mientras el directivo José María Aguilar insiste en que la entidad nada tiene que ver con la refriega del pasado domingo en cancha de Vélez, y la AFA, mediante un comunicado vía Julio Grondona, sostiene que «hechos como los ocurridos no pueden ser adjudicados al fútbol» (enumerando una serie de sucesos extradeportivos), el fiscal de instrucción porteño Marcelo Romá se manifestó ayer en contra de la excarcelación de los nueve barras bravas de River detenidos el pasado fin de semana tras protagonizar incidentes en estadio José Amalfitani.

El fiscal basó su dictamen sobre la «peligrosidad y la cantidad de vidas que pusieron en riesgo» los imputados, uno de los cuales estaba cumpliendo una « probation», es decir, la suspensión del juicio a prueba. Ahora, resta que se expida la jueza de instrucción porteña María Dolores Fontbona de Pombo.

Todos los detenidos mayores de edad afrontan cargos por «lesiones leves y graves en riña», mientras que los menores que habían sido detenidos ya fueron liberados.

  • Detenidos

  • Los nueve involucrados negaron haber coincidido con los violentos en las refriegas, mientras que otros si bien admitieron estar en el lugar, aseguraron no haber participado de la pelea. Los siete detenidos que reclamaron su excarcelación, aparte de los dos que siguen hospitalizados por la gravedad de sus lesiones, son Aldo Disiullo, Marcelo Pérez Basualdo, Hugo Bogarín, Héctor Orellana, Damián Mirkin, los hermanos Raúl y Carlos Bellino, Richard Balbuena y Alexis López.

    Precisamente Amadeo Bellino, el joven a quien se vio con su rostro ensangrentado, que luego rodó inconsciente por la gradería de la popular donde se produjo el hecho (y que aún permanece detenido) por orden de la jueza, tuvo un diálogo en el programa «Vamos con Niembro» (por radio «Del Plata»), donde expuso algunas de sus verdades.   

  • «Tengo las costillas quebradas, la nariz y los pómulos fracturados, la cara desfigurada totalmente... Cuando me pegan la trompada de atrás me quiero defender, pero la piña me dio en la nuca y me descolocó totalmente.»   

  • «Me enrollé un cinturón en la mano porque me querían matar, pero no podía identificarlos porque me pegaron de atrás... me mataron. Soy un hincha como cualquiera, vivo en Morón y hacía mil años que no iba a la cancha. Compré la entrada el mismo domingo, ahí cerquita de Vélez (no le pudieron sacar ni a quién ni dónde, ya que está prohibida su venta).»   

  • «Yo no conozco a nadie de la barra ni a los dirigentes. Al único que conozco es a Amadeo Carrizo, a quien una vez le dije que me llamaba como él y me llevó al Salón de las Glorias...

    Soy empleado administrativo de PAMI, tengo una hija y vivo con mi papá (que también trabaja en PAMI).»  

  • «No tengo lugar fijo en la tribuna, no pertenezco a la barra brava y ahora no voy a ir más a la cancha. Lo único que sé es que ahora estoy internado con un policía al lado
  • Dejá tu comentario