Greco: Miceli en la mira, pese a retiro de un cargo

Judiciales

Contradictoria situación político judicial la de la ex ministra de Economía, Felisa Miceli. Por un lado, un fiscal acaba de desestimar una demanda en su contra presentada por los Greco por no efectivizar el pago de 200 millones de dólares que éstos reclaman al Estado. Por el otro, dos senadores nacionales, Ernesto Sanz (UCR, Mendoza) y Gerardo Morales (UCR, Jujuy) presentaron a la Justicia el 26 de febrero pasado pruebas que comprometen seriamente a la ex funcionaria en el trámite irregular por el cual el Estado estuvo a punto de efectuar ese pago varias veces millonario a un grupo privado del cual en realidad es acreedor. El senador Sanz es consciente de que "en un país sin equilibrio institucional ni controles" sólo una circunstancia fortuita permitió que el Senado evitase esa "irregularidad" que venía avalada por Economía, por la Jefatura de Gabinete y por el ex presidente de la Nación, Néstor Kirchner. Aquí, Sanz se refiere a los dichos de Miceli y Alberto Fernández sobre este caso.

Periodista: ¿Qué hay en el informe que presentaron a la Justicia?

Ernesto Sanz: Luego de un año de investigar todo lo que había alrededor del escándalo del pago indebido de los $ 600 millones, arribamos a la conclusión de que cuando lo obstaculizamos estábamos en lo correcto, el Estado nunca adeudó ese monto, al contrario, es acreedor por al menos $ 179 millones. Y aunque Miceli siempre dijo que lo de Greco era invento de los senadores, demostramos que en el pedido de autorización para emitir bonos por 1.300 millones de pesos estaban incluidos los 587 millones de los Greco.

P.: ¿Ella negó que esa ampliación de deuda fuese para pagarles a los Greco?

E.S.: Totalmente, ella dijo -y está por escrito-que ese pedido de 1.300 millones era genérico. Pero la cifra de 587 millones para el pago a Greco surge de la propia correspondencia interna del Ministerio, porque algunos funcionarios dejaron su firma negándose al pago y así fueron dándonos las pistas, uno de ellos es Jorge Amado, director de deuda pública. Cuando el proyecto llegó al Senado, apurados, querían tratarlo sobre tablas. Pero cuando preguntamos: ¿los 1.300, cómo se componen?, nadie sabía. La reticencia fue tan sospechosa que nos pusimos a investigar y fue el diario suyo el que primero larga la noticia de que ahí había un pago al grupo Greco.

Logramos frenarlo y (el entonces senador PJ) Jorge Capitanich, para agilizar el tratamiento, pide la información y ahí es cuando aparece un día en el despacho de Morales con un mail de Jorge Amado en la mano y dice «ustedes tenían razón, acá había algo raro, acá estaba el pago a los Greco».

P.: ¿Miceli fue advertida de que no correspondía pagar?

E.S.: No sé si ella directamente, pero sí las más altas autoridades de la línea, Alfredo McLoughlin, subsecretario de Finanzas, o Estela Palomeque, secretaria legal y técnica, que tuvo el expediente 20 días en su escritorio, hasta que aparece la firma de la ministra en el proyecto de ley. Nosotros siempre dijimos que íbamos a centrar el tema de la responsabilidad en el dato objetivo de las firmas, de los abogados, subsecretarios, secretarios, ministros, jefe de Gabinete y presidente que con su firma avalaron esto. Hubo una actitud negligente, no negligente en realidad, porque eso sería darle el título de culpa, cuando acá lo que se está investigando es un dolo.

P.: ¿Cómo calificaría la responsabilidad de Miceli?

E.S.: El juez deberá definir si ha habido por parte de ella dolo o culpa, que ha habido un incumplimiento de sus deberes, no cabe duda. Comparemos con el caso Meller (acuerdo para pagar a ese grupo un resarcimiento de u$s 400 millones por una deuda de ENTel). Cuando ese expediente llegó al nivel de ministro, Lavagna se negó al pago. Es decir que Miceli, con los antecedentes que había, no podía avalar el pago. ¿Usted no miraría mil veces antes de firmar un pago de 587 millones a un grupo privado? Nunca debió haber llegado ese expediente al Congreso, el Ejecutivo debió frenarlo, porque acá estuvimos a punto de pagar, le digo la verdad, por diez minutos. Kirchner anuló por decreto el acuerdo Meller y utilizó eso como argumento para la destitución de (Eduardo) Moliné O'Connor y de todos los supremos de la mayoría automática de (Carlos) Menem. Hay una analogía con este caso. Y la responsabilidad es a nivel ministro, a nivel jefe de Gabinete y a nivel presidente. No estoy en condiciones de abrir un juicio sobre connivencia dolosa porque para eso hacen falta más pruebas, pero sí creo que estamos ante un caso gravísimo y grosero de intento de defraudación al Estado nacional.

  • Pruebas

    P.: ¿El juez de este caso, Sergio Torres, ha tenido acceso a la misma documentación que ustedes?

    E.S.: Sí. Pero para refrescárselo, le acercamos todo lo que prueba la cadena de responsabilidad y la vocación de pago.

    Esperamos que tenga la valentía de investigar a los funcionarios actuales porque en la Argentina adolecemos de un mal: los funcionarios venales se sientan en los tribunales 7 u 8 años después de pasar por la función pública. Miceli fue citada a declarar (por el dinero en su despacho) 48 horas después de que el presidente dijo que lo había defraudado. Es como si los jueces esperaran una señal del Ejecutivo.

    P.: ¿Puede llegar a haber un arrepentido en este caso?

    E.S.: Esas son las cosas que debe hacer la Justicia, si un juez cita a declarar a todo el mundo, es probable que logre mucho más que dos legisladores investigando. Cuando Miceli dijo que ella no iba a ser un chivo expiatorio, a mí me sonó totalmente a eso, es más, lo relacionó con la causa Greco. Si yo fuese el juez de la causa, la citaría y le diría, ¿qué quiso decir?

    P.: ¿Fue citado Alberto Fernández al Congreso por este tema?

    E.S.: Alberto Fernández mintió respecto a la causa Greco cada vez que vino a cumplir con el mandato constitucional de dar cuentas al Congreso. En la época en que Lavagna no era un amigo del gobierno, decía que esto era un gran fraude provocado por esa gestión. Me gustaría escuchar qué dice ahora. Yo entiendo la bronca que debe tener él, que es tan cuidadoso y tan pulcro, porque éste es un caso en donde dejó las huellas plantadas.

    P.: ¿Hasta dónde piensan llegar con esta investigación?

    E.S.: Hasta donde sea. Este caso nos da asco, porque en un país sin controles, cuántos otros pudieron haber ocurrido, con el aval de distintas autoridades o instituciones del Estado, o pueden estar ocurriendo ahora, quizá por menos plata, porque éste fue muy grosero y por eso el escándalo. Lo más grave es que esto llegó a descubrirse sólo porque en la ejecución de 2006 se quedaron sin presupuesto y tuvieron que recurrir a una ley para emitir más bonos.

    Entrevista de Claudia Peiró
  • Dejá tu comentario