Juez confirmó secuestro en crimen de Santiaguito

Judiciales

Los dos jóvenes de 15 y 19 años detenidos por el secuestro y muerte de Santiago Miralles, el niño de 6 años encontrado en el interior de un pozo ciego en Canning, están siendo investigados por la «presunta coautoría» de este delito, que conmovió a la sociedad argentina. Así lo señaló hoy el juez federal Alberto Santamarina, quien agregó que las restantes cuatro personas detenidas continuarán privadas de su libertad, al menos hasta el martes próximo.

Sin embargo, anoche trascendió que es complicada la situación procesal de Abel Domínguez, de 55 años, y de Alejandro Coito Machado, de 20. Los investigadores sostienen que estas dos personas se habían comprometido en una operación de compra de remises y necesitaban dinero en forma urgente
.

El magistrado aclaró que el fiscal Carlos Daneri está a cargo de las investigaciones y él dispondrá -en principio-la situación procesal de los seis detenidos. Santamarina dijo que en la declaración que les tomó a los dos detenidos más jóvenes, hasta esta madrugada -terminó a las 5-, se estableció que ambos son «presuntos coautores» del brutal crimen de Santiago. «He tomado declaración indagatoria a estos dos menores por la presunta coautoría del secuestro extorsivo y ulterior homicidio del menor», declaró.

El juez expresó que los detenidos quedarán en esa condición «al menos hasta el lunes o martes», dado que aún restan algunos pasos procesales por resolver. El magistrado evitó dar precisiones sobre el móvil que provocó el secuestro y el posterior homicidio del pequeño, aunque aclaró que «no hay ningún tipo de hipótesis que pueda desplazarse, jamás». En cuanto a posibles nuevas detenciones, Santamarina indicó que «en caso de que el fiscal» Daneri se las pida y que « existan razones fundadas», no se descartan nuevas aprehensiones.

• Estudio

Además de los dos jóvenes, los otros detenidos son: Abel Domínguez, de 55 años, el matrimonio uruguayo compuesto por Ana Isabel y Enrique Coito Machado, y el hijo mayor de ambos de nombre Alejandro, de 20 años. Domínguez, quien tiene un parentesco con los caseros uruguayos y su hijo, quedó vinculado con la causa ya que vive a cien metros de la casa del menor fallecido, y en su vivienda se hallaron algunos elementos similares a los encontrados en la escena del crimen. El juez no reveló en qué momento murió Santiago.

En el estudio forense realizado al cuerpo del menor, se determinó que recibió varios golpes en la cabeza que le provocaron fractura y hundimiento de cráneo, con pérdida de masa encefálica, y tenía agua en los pulmones, lo que significa que aún respiraba cuando fue arrojado al pozo ciego, en el que finalmente se lo encontró
. Santiago fue visto por última vez el miércoles 13 de este mes a las 15, cuando jugaba en la vereda con el hijo de los caseros de la quinta lindera a su casa, en la localidad bonaerense de Canning, partido de Esteban Echeverría.

Dejá tu comentario