La Corte dice que cumplió con reconocer inmunidad

Judiciales

Luis Patti recusó ayer al juez federal de San Martín, Alberto Suárez Araujo, al entender que lo mantuvo detenido pese al fallo de la Corte Suprema que lo habilitó para asumir como diputado.

Uno de los abogados de Patti, Luis Velazco, explicó que el planteo deberá ser resuelto por un juez subrogante o por la Cámara Federal de San Martín. Y advirtió que, hasta tanto no se resuelva esa recusación, Suárez Araujo no podrá pedirle a la Cámara de Diputados que le quite los fueros a Patti.

El juez recibió ayer un planteo del fiscal Jorge Sica para que pida el desafuero del ex subcomisario y el magistrado de inmediato elevó el pedido a la Cámara de Diputados.

El universo judicial del caso Patti tuvo ayer otras novedades. En medio de la guerra de poderes que protagonizan la Corte Suprema, que avaló el ingreso del ex subcomisario a la Cámara baja, y el Poder Legislativo, que impugnó el diploma del jefe del PaUFe, el máximo tribunal del país rechazó una acción de amparo presentada por la defensa del ex subcomisario para que le ordene a la Cámara de Diputados tomarle juramento como diputado nacional.

  • Ejecutores

    La Corte no hizo lugar a la acción de amparo al considerar que dicho cuerpo actúa como tribunal de alzada y las sentencias las ejecutan los de primera instancia. Además, la Corte también rechazó ordenarle al juzgado federal Nº 2 de San Martín, a cargo de Suárez Araujo, la libertad de Patti, pese a que se concretó este miércoles cuando la Cámara Federal de San Martín hizo lugar al pedido de excarcelación en base a sus fueros parlamentarios.

    La Corte señaló que «por haberse cumplido con todas las comunicaciones que el ordenamiento procesal y demás normas legales y reglamentarias de aplicación contemplancon respecto a las sentencias definitivas dictadas por el Tribunal no corresponde dar curso a las peticiones efectuadas por el demandante».

    El constitucionalista Gregorio Badeni, abogado defensor de Patti, consideró ayer que sería «un escándalo» que la Cámara de Diputados negara la incorporación de su defendido como diputado, luego del dictamen de la Corte Suprema.

    «Al decir la Corte Suprema que debe ser incorporado como diputado y que se le debe tomar juramento, significa que es diputado electo, y la Constitución dice que los fueros están desde el momento de la elección», en octubre de 2005. «El conflicto de poderes se puede generar si la Cámara de Diputados no acata la orden de la Corte, lo cual sería un contrasentido muy grande, porque quien recurrió a la Corte no fue Patti sino la Cámara de Diputados», explicó el letrado. Y agregó que «si la Cámara de Diputados va por un recurso extraordinario de la Corte y después, porque no le gusta el resultado, decide no cumplirlo, eso es un escándalo, es un deterioro institucional». La polémica generada sobre la idoneidad moral de Luis Patti, procesado por violaciones a los derechos humanos, para jurar como diputado ya se había planteado en 1999, cuando la Cámara Baja rechazó el diploma del ex represor Antonio Bussi.

    El 1 de diciembre de 1999, con el voto mayoritario de los diputados justicialistas y de la Alianza, la Cámara baja consideró que Bussi carecía de idoneidad moral para desempeñarse en el cargo para el que había sido elegido el 24 de octubre de ese año.

    Los diputados se basaron en el artículo 64 de la Constitución nacional, el mismo que hoy invoca el kirchnerismo, según el cual «cada Cámara (del Congreso) es juez de las elecciones, derechos y títulos de sus miembros en cuanto a su validez».
  • Dejá tu comentario