La Fiscalía de Dolores apeló la excarcelación de Porretti

Judiciales

El suspendido intendente de Pinamar, Roberto Porretti, permanecerá detenido al menos unos días más, debido a que la fiscal de Dolores María Fernanda Hachmann apeló hoy la excarcelación extraordinaria que la Justicia le había concedido al mandatario y dejó en suspenso la medida.

Así lo confirmaron fuentes judiciales y aseguraron que Hachmann estuvo todo el fin de semana trabajando en la apelación que busca impedir la liberación de Porretti otorgada por el juez Gastón Giles.

El planteo de la fiscal recaerá en la Cámara de Apelaciones de Dolores que tiene cinco días para expedirse.

Hasta que la Cámara resuelva si da lugar o no a la apelación, el suspendido intendente continuará detenido en una celda compartida de la comisaría de General Belgrano.
Allí fue alojado el jueves pasado, donde quedó arrestado luego de haberse entregado tras conocer la orden de detención en la causa que se le sigue por un presunto pedido de coimas a propietarios de locales bailables de esa ciudad.

El sábado, el juez de Garantías de Dolores, Gastón Giles, le concedió al suspendido jefe comunal la excarcelación extraordinaria, pero ahora el magistrado deberá elevar la presentación de la fiscal Hachmann a la Cámara de Apelaciones.

En un primer momento trascendió que la apelación se demoraría hasta mañana debido al tiempo que lleva el armado propio del escrito.

En tanto, la Justicia también deberá pronunciarse en estos días sobre un hábeas corpus presentado por los defensores de Porretti, con el mismo propósito de lograr su libertad.

En este contexto, la Cámara de Apelaciones ofrecerá este martes una audiencia para que los abogados Roberto Babington y José Ochoa argumenten y defiendan el recurso presentado en favor de su cliente.

La causa en contra de Porretti y de su ex secretario de Gobierno, Aldo Leonian -también detenido- tomó impulso con la denuncia presentada por los empresarios Rubén Cameroni y Javier Porjolovsky, propietarios del complejo bailable Ku-El Alma.

Los empresarios los acusaron de exigir "coimas" para mantener la habilitación de sus locales y presentaron un video en el que se ve a Porretti y a Leonian en el supuesto momento en que extorsionan a los propietarios de los boliches.

Ante esta situación, el Concejo Deliberante de Pinamar, presidido por el adversario político de Porretti, Rafael De Vito, resolvió suspender al entonces mandatario y nombrar a De Vito como intendente interino.

Dejá tu comentario