"Más detenidos no significa menos nivel de inseguridad"

Judiciales

«Existe la creencia de que el número de presos tiene relación con la tasa de crímenes y, por lo tanto, cuando mayor sea la primera, más seguridad habrá. La realidad muestra que no hay una relación tan íntima entre esas variables.» Las polémicas palabras pertenecen a Andrew Coyle, director del Centro Internacional de Estudios Penitenciarios de la Universidad de Londres, en conversación con este diario.

Coyle es un científico experto en políticaspenitenciarias que, junto con su equipo, brinda asistencia y asesoría al gobierno británico. Desde el King's College inglés, lleva a cabo uno de los trabajos de investigación más elogiados: la Lista de la Población Penitenciaria Mundial (ver aparte).

El especialista explicó que «la Argentina no escapa a fenómenos que ocurren en toda la región sudamericana, como la superpoblación en las cárceles, que tienen excesos superiores a 20% en la capacidadde alojamiento de presos».

Además, explicó que «para bajar los delitos no hay que incrementar ciegamente la cantidad de detenidos, sino, más bien, instrumentar políticas de corto, mediano y largo plazo que apunten a la prevención, a evitar la reincidencia y a especializar el estudio y seguimiento del tipo de criminal, caso por caso». Las siguientes son las principales líneas de un diálo go que Coyle, desde su oficina en Londres, mantuvo con este diario.

Periodista:
¿La Argentina debe aumentar la cantidad de presos para tener mayor seguridad?

Andrew Coyle: En términos generales, la población penitenciaria no tiene relación con la mayor o menor cantidad de crímenes.


Existe la creencia de que esto es así, pero la realidad muestra que la relación no es tan íntima. Por ejemplo, la Argentina tiene 107 presos cada 100 mil habitantes; y Estados Unidos, 701.


Puedo entender que la situación de inseguridad en la Argentina sea importante, pero Estados Unidos no es 7 veces más seguro que la Argentina. Además, la Argentina se encuentra dentro del promedio. Tiene un nivel parecido a los países de Europa --Inglaterra tiene 141 presos cada 100 mil habitantes-y dentro del promedio de América del Sur.


P.:
Pero la inseguridad en el país viene en crecimiento, y es necesaria alguna solución.

A.C.: Uno de los grandes problemas que tiene Sudamérica es la superpoblación carcelaria, que supera en muchos casos 20% de la capacidad de alojamiento de presos. La Argentina también tiene este problema. Otro problema es que «los peces grandes» no son justamente los que están en las cárceles. Incrementando el número de «peces chicos», no se logrará una solución consistente. Es decir, la solución pasa por tomar políticas necesarias a corto, mediano y largo plazo.


P.:
¿Cuáles, por ejemplo, son las más urgentes?

A.C.: En primer lugar, no puede ser que las cárceles sean el lugar más inseguro.de Estados Unidos buscando los lugares donde se producían los delitos. Descubrimos que venían de zonas marginales de los suburbios, y que al cabo del tiempo, esta situación se volvía más peligrosa. Es necesario entonces buscar políticas que apunten a revertir la incidencia del crimen en las zonas marginales. No hay que olvidar que el crimen guarda relación con la situación económica en muchos casos. Además, hay que educar al público que busca soluciones rápidas y respuestas, para poder trabajar a mediano y largo plazo.

Dejá tu comentario