16 de mayo 2007 - 00:00

Pasó de año tras recurso de amparo

Polémico, sin lugar a dudas, fue lo ocurrido en Córdoba, donde un joven pasó de año en una escuela secundaria luego de que sus padres, una abogada y un fiscal presentaron un recurso de amparo por supuesta « discriminación» de un profesor que no lo quiso aprobar.

El joven, de cuarto año de la escuela IPEM Lucio Mansilla, fue autorizado a rendir nuevamente tres materias que había reprobado inicialmente, luego de que un juez -quien trabaja con su padre, Juan Manuel Rocco Colazo- firmó la resolución que autorizaba la medida.

El joven en cuestión se había llevado 12 materias, de las cuales había aprobado 9, es decir, sólo necesitaba aprobar una más. Pero los padres del estudiante entendieron que el profesor de las tres materias que adeudaba no lo quiso aprobar.

Por ese motivo, decidieron presentar una medida cautelar el 23 de febrero pasado, argumentando una supuesta discriminación del docente para con el joven.

La resolución judicial, difundida el último 24 de abril, ordenó al Ministerio de Educación provincial que el chico fuera evaluado nuevamente en Física y Química, aunque por una mesa especial de profesores y no por el docente cuestionado. Las pruebas fueron llevadas a cabo el lunes último, cuando el estudiante aprobó esas materias ante una mesa examinadora especial.

Por su parte, el gobernador José Manuel de la Sota respaldó al docente y a los directivos de la secundaria de Huinca Renancó y opinó que el alumno no debería seguir en el establecimiento educativo. Agregó: «Los padres deben apoyar a los maestros» y remarcó que los docentes « hacen mucho más que transmitir información; ellos transmiten valores».

«Es un poco difícil que un juez de control pueda decirle que no a un recurso de amparo del compañero de trabajo que tiene sentado al lado de su escritorio, que es nada menos que el fiscal Rocco Colazo», indicó María Inés Castresana, de la delegación Río Cuarto de la Unión de Educadores de la Provincia de Córdoba.

Dejá tu comentario