Persiguen a De Angeli, el gobierno lo convierte en nuevo líder político

Judiciales

Una Justicia que nunca se sonrojó en todos estos años por los disparates violentos de Hugo Moyano (sus hordas se tirotearon en San Vicente) o de Luis D'Elía (quien hasta tomó una comisaría, entre otros escándalos físicos) de repente aplica su mayor celo para perseguir -investigar es la palabra elegida- a uno de los emblemas de la protesta agraria: Alfredo de Angeli. Sólo porque habló de más o profirió alguna amenaza en momentos de tensión desde un atril, casi copiando algún modelo oficialista. Un contrasentido expresado por el fiscal Guillermo Marijuán, quien denunció a De Angeli por tres eventuales delitos, insinuando un pedido de detención -el cual, luego, se derrumbó como idea- que parece extraído del corazón del gobierno, dispuesto en su inseguridad a convertir al productor agropecuario en un nuevo líder político. ¿O acaso, si detienen con tan mínimos argumentos a De Angeli -un ignoto y humilde activista hasta hace apenas un mes-, no se podrían gestar marchas o concentraciones a su favor? Y no sólo del campo. ¿También serían enjuiciados esos actos como parte de una conspiración?

La mano oficial se observó cuando, apenas conocida la información, el ministro del Interior, Florencio Randazzo -cada vez más desteñido en la función-, salió a respaldar la actuación del fiscal, «muy preocupado por el grado de violencia que plantean las declaracionesde De Angeli». Poco creíble: Randazzo es bonaerense, peronista, estuvo en el aparato de Eduardo Duhalde, llegó a cargos con la metodología del partido. ¿Se preocupa realmente por la violencia oral de un gris trabajador del campo? En rigor, es portavoz de una política de halcones que está dispuesta a confrontar más que a negociar con el campo y que, a través de estos episodios infelices, acerca el debate a situaciones extremas. Apena que la Justicia -debe resolver la cuestión el juez Marcelo Martínez de Giorgi y antes el fiscal federal Jorge Di Lello expedirse sobre si es competente- se mezcle en estos avatares políticos, más cuando a Marijuán había que reconocerle un rol bastante autónomo cuando hizo procesar a la ex ministra Felisa Miceli.

Dejá tu comentario