Ratifican "maniobra" de defensa de Grassi

Judiciales

Una secretaria del Tribunal de Menores de Morón ratificó ayer que hubo una maniobra urdida para presionar a «Ezequiel» a retractarse de su acusación contra el sacerdote Julio Grassi, aunque la defensa del religioso apuntó obviamente a quitar veracidad a su testimonio y al del testigo.

Silvia Luján Meyer, actual oficial mayor del juzgado de menores de Morón, describió irregularidades cometidas en esa retractación, pero la defensa de Grassi señaló que su testimonio «entra en contradicción con el que dio ayer (por el lunes) la jueza Cecilia Drago».

En tanto, el Tribunal Oral en lo Criminal que juzga a Grassi por 17 hechos de abuso y corrupción de menores contra tres chicos que asistían a la Fundación Felices Los Niños, informó ayer que resultó positiva una pericia caligráfica a una carta que se le atribuía a «Luis», otro de los acusadores del cura.

Esa carta habría sido escrita por «Luis» a otro de los internos de la Fundación, con referencia a cuestiones sexuales. La defensa de Grassi intentará aprovechar este hecho para desacreditar los dichos de «Luis», quien acusó al cura por cuatro nuevos casos de abuso, que están siendo investigados en otra fiscalía.

«Se demostró que 'Luis' escribió esa carta», dijo Cavo. «Luego de que la fiscalía se expida, adoptaremos alguna decisión respecto de lo que podría ser un falso testimonio», añadió.

En tanto, los letrados demandantes estiman que los abogados de Grassi «buscarán desacreditar a 'Luis' como testigo y querellante, como lo vienen haciendo con los otros denunciantes -'Ezequiel' y 'Gabriel'-, desde el mismo momento en que fue detenido el cura, en octubre de 2002".

El peritaje, cuyo resultado se conoció ayer, fue solicitado por la defensa del sacerdote, ya que «Luis», quien acusa a Grassi por 11 hechos de abuso en Morón y otros dos en El Calafate, había negado en el juicio haber escrito esa carta. Al ingresar ayer a los Tribunales de Morón, Grassi acusó a la jueza de Menores, Cecilia Drago -quien expuso ayer-, de «mentir» y «cambiar su declaración».

  • Tutelaje

    La secretaria Luján Meyer narró que «el 17 de noviembre de 2002, a un mes de la detención de Grassi, se presentaron la madre de 'Ezequiel', Miguel Angel Pierri -defensor del cura- y el juez del Tribunal de Menores, Ricardo Oyama», indicó Juan Pablo Gallego, abogado querellante. 

    La funcionaria dijo que «esas personas fueron a su despacho después de las 17, cuando ella estaba de guardia, para cambiar la tutela de 'Ezequiel', que estaba a nombre de Aníbal Vega -del Foro de la Infancia-, para dársela a la medio hermana del joven y concretar la retractación», dijo Gallego.

    El letrado, que representa al Comité Argentino de Seguimiento de los Derechos del Niño (Casacidn), aseguró que «con estos detalles se cierra el círculo del encubrimiento, cuya trama secreta fue urdida poco después de la detención de Grassi, en octubre de 2002».
    Como partícipes de ese esquema, Gallego mencionó a los jueces de menores Oyama y Cristina Landolfi y a los abogados defensores de Grassi en ese momento, Jorge Sandro y Miguel Angel Pierri.

    Pierri estuvo 70 días preso acusado de prevaricato y encubrimiento por esta causa, mientras que Oyama fue destituido en su cargo y afronta un jury de enjuiciamiento por este hecho.
  • Dejá tu comentario