Refuerzan hipótesis de intención de cremar el cadáver de María Marta

Judiciales

El fiscal Diego Molina Pico aportó en la audiencia de ayer otro elemento que refuerza la hipótesis acerca de que la familia de María Marta García Belsunce trató de cremar a la víctima. Fue a partir de los llamados de tres personas del entorno de la mujer a una casa funeraria. Otro dato importante de la jornada fue que el abogado de Nicolás Pachelo, el vecino de María Marta al que la familia apunta como principal sospechoso del crimen, denunció ante la Justicia que a su cliente le quieren «plantar» balas idénticas a las utilizadas en el asesinato para incriminarlo en el hecho.

En la audiencia de ayer se conoció, a partir de las preguntas del fiscal a una testigo, que las llamadas a una empresa funeraria que constan en el VAIC (sistema informático que permite el rastreo de una llamada), con las que cuenta Molina Pico, pueden comprometer al viudo.

Aquéllas fueron efectuadas entre el día del entierro y el de la autopsia. El vecino Sergio Binello realizó dos llamados; un amigo y luego abogado del viudo, José Scelzi, hizo tres, la última el 2 de diciembre de 2002 (día de la autopsia); y Constantino Hurtig, padrastro de María Marta, «varias, como ocho», según reveló una fuente judicial.

El dato salió a luz durante la declaración de la testigo Estela Alvarez Costa, quien en diciembre de 2002 era la gerente comercial de la firma Jardín del Pilar, que explotaba varios cementerios privados de zona norte y casas fúnebres, entre ellas Lázaro Costa y Casa Sierra. Cabe recordar que esta última se encargó del velatorio y de la inhumación de los restos de María Marta.

La testigo fue citada por los abogados Zulema Rivera y Gustavo Hechem, que representan a la madre de la víctima, quienes están convencidos de la inocencia del viudo Carlos Carrascosa y del resto de la familia. El punto clave fue cuando interrogó

Molina Pico e hizo valer la prueba de las llamadas, luego que Alvarez Costa dijo no haberlas recibido, ni conocer a sus autores.

Por su parte, el abogado Roberto Ribas planteó un hábeas corpus para su cliente Nicolás Pachelo y presentó una denuncia. El escrito señala que «un complot se está llevando a cabo para relacionar judicialmente a Pachelo» con el crimen de María Marta.

Ribas explicó que recibió información «de muy buena fuente» relativa a un plan para comprometer la situación de Pachelo en la causa García Belsunce, en el que estarían involucrados «un alto funcionario del Ministerio Público Fiscal y la Policía».

Según el abogado, a su cliente «le plantaron o le estarían por plantar» balas calibre 32 largo iguales a las empleadas para asesinar a María Marta. El sitio donde tiraron o estarían por tirar esas balas es una tosquera que Pachelo tiene en la localidad de Villa Rosa, partido de Pilar.

Dejá tu comentario