Renunció el juez Bergés

Judiciales

Tardó, pero finalmente el controvertido juez de instrucción Mariano Bergés presentó su renuncia. A partir del 1 de julio será empleado del gobierno en una unidad especial de delitos económicos relacionados con las administradoras de fondos de jubilaciones y pensiones (AFJP).

La dimisión de Bergés fue elevada al Ministerio de Justicia, y ahora debe ser aceptada formalmente por el Poder Ejecutivo para que se haga efectiva.

Aunque se asegura que su renuncia no será automática y que antes deberá rendir cuentas en el Consejo de la Magistratura, algunos consejeros consultados por este diario advirtieron ayer que «al renunciar, Bergés evitó el juicio político», porque todavía no se había conformado la comisión que lo acusaría.

Bergés
apresuró los tiempos de su partida porque ya el Consejo de la Magistratura había comenzado a investigarlo por mal desempeño en sus funciones y por haber dispuesto detenciones en forma arbitraria en el caso de los incidentes entre hinchas de Chacarita y Boca Juniors.

Incluso, el pasado martes el diputado
Jorge Casanova pidió su citación en la Comisión de Acusación para que formule su descargo en los términos del artículo 9, que es similar a afrontar una indagatoria en los tribunales.

• Irregularidades

En su pedido, Casanova enumeró una extensa lista de irregularidades que el juez cometió en sus investigaciones:

• le imputó conducirse con desprecio de elementales garantías constitucionales, que paradójicamente está llamado a resguardar; . lo acusó de haber dispuesto la intervención telefónica de un legislador, sin cumplir los recaudos legales mínimos que condicionan la restricción de ese derecho. Sucedió en el caso del ex senador
Luis Barrionuevo y su esposa Graciela Camaño, cuyas líneas telefónicas fueron «chupadas» por orden de Bergés sin la autorización del Congreso, violando la Ley 25.320;

• calificó de grave la
«ligereza» con la que dispuso la detención de 50 personas y les negó a los imputados el pedido de excarcelación en contra de lo dictaminado por el fiscal;

• consideró un abuso la utilización de la figura penal de asociación ilícita, en la calificación de las conductas;

• puso en evidencia irregularidades denunciadas por el abogado
José Eduardo Novello, quien sostuvo que Bergés entregaba copias del procesamiento a los periodistas, mientras a los abogados defensores no se les dejaba ver el expediente. Por mucho menos, sólo por hablar con la prensa por la detención de la empresaria Ernestina Herrera de Noble, un jury destituyó el martes pasado al juez federal de San Isidro Roberto Marquevich.

Además de su obsesión por perseguir a los dirigentes deportivosy por destruir el fútbol argentino, Bergéstenía en sus manos la causa Rímolo-Soldán, que le generó pedidos de juicio político y su recusación. No fueron los únicos casos de sobreexposición mediática, también estuvo en la causa de la Escuela de Yoga de Buenos Aires, las estafas con adicionales de la Policía, detuvo a Nicolás Pachelo -vecino de la fallecida María Marta García Belsunce-por el delito de hurto. Y, mucho antes de eso, ordenó la detención de una decena de banqueros a los que les impuso millonarias sumas de fianza.

Bergés
había adelantado su decisión a un grupo de colegas el 9 de mayo pasado.

Dejá tu comentario