SW: gerente también acusó a empleados

Judiciales

Christian Maggio, el testigo de «identidad reservada» que el 5 de octubre aportó la primera letra del expediente del contrabando de 60 kilos de cocaína a España, declaró ayer con su identidad verdadera. Dijo que los empleados Fernando Arriete, Claudio Baudino y Walter Beltrame utilizaron su aerolínea para traficar drogas a Europa.

Como en su anterior pasada por los Tribunales en lo Penal Económico, volvió a manifestar que denunció el caso porque «tenía miedo».

Maggio
(a quien el juez llama amablemente Christian) estuvo en el juzgado de Carlos Liporace desde el mediodía y regresó «a seguir trabajando en SW», después de ser indagado durante cinco horas.

La fiscal Gabriela Ruiz Morales había solicitado la detención para el gerente general de la aerolínea, pero Liporace prefirió demorar una definición hasta cuando escuche lo que tenga que decir hoy el vicepresidente de la empresa, Enrique Montero.

«Ese pedido es un disparate; no hay ninguna prueba»,
dijeron allegados a la defensa de Maggio, quienes se mostraron conformes con que el juez no haya hecho lugar al planteo de detención formulado por la fiscal y calificaron la indagatoria como «fructífera».

«Los Maggio estamos tranquilos, caminamos con la frente en alto porque actuamos con honestidad y por eso denunciamos al narcotráfico»,
sostuvo el ejecutivo en un comunicado que la empresa distribuyó apenas concluida la indagatoria.

En ese parte de prensa, el gerente remarcó:
«Tenemos espaldas anchas, tranquilidad de conciencia y la firme convicción de que vamos a salir exitosamente de este episodio».

El hermano del presidente de SW relató los pormenores de la investigación interna que la empresa realizó luego de conocer la aparición de la droga en el aeropuerto de Barajas.

El resultado de esa pesquisa dio vida al expedienteque se convirtió en un escándalo internacional y que derivó en la decapitación de la Fuerza Aérea, la desaparición de la Policía Aeronáutica y el empeño del gobierno por despegar del caso a funcionarios como el secretario de Transporte,
Ricardo Jaime, y de la Aduana, Ricardo Echegaray.

«Las estadísticas demuestran que Southern Winds es una de las aerolíneas con menos incidentes de esta naturaleza y una de las pocas que se animan a denunciarlo»,
sostuvo Maggio.

Ayer, Maggio insistió en que Arriete autorizó a Beltrame a viajar a Madrid un día antes de que se despacharan las valijas con la droga y que Baudino despachó el equipaje, lo que, a su entender, fue
«una violación de las reglas de procedimiento de la empresa».

• Identidad

También se mostró molesto porque, pese a haber realizado la denuncia con «reserva de identidad», luego se conoció que él había sido el denunciante.

En otro tramo del interrogatorio, el gerentefue consultado por el vuelo a Tacna (Perú) que realiza la empresa y él explicó que esa ruta la opera la firma Caminos del Sol a través de charters.

La fiscal del caso -que pidió el procesamiento de los hermanos
Maggio por su presunta «responsabilidad solidaria» con la maniobra de contrabando- defendió su actuación: «La detención ya está pedida por la fiscalía. Eso ya es resorte del juez».

Y fue más a fondo aún cuando le preguntaron si consideraba que la causa está paralizada. «Por parte de la fiscalía, no», respondió en forma lacónica y sin opinar del trabajo del magistrado.

El juez tiene ahora un plazo de diez días para procesar o para declarar la falta de méritos del gerente general de la aerolínea.

Dejá tu comentario