Testigo dio otra versión del arma que desapareció

Judiciales

Declaró ayer un sobrino de Carlos Carrascosa, hermano del portador del arma que la fiscalía sospecha que fue usada para matar a María Marta García Belsunce. El testigo, Eduardo Ognio, descartó que su hermano Horacio le haya dado un arma a su tío, así como que el acusado haya tenido alguna vez un revólver en su casa.

El testigo de la defensa aportódatos sobre los dichos que la fiscalía difundió la semana pasada de que Horacio Ognio perdió un revólver calibre 32 Orbea y que nunca lo denunció hasta que el Registro Nacional de Armas (RENAR) se lo exigió.

La cuestión se terminará de dilucidar cuando un juzgado de Corrientes, lugar de residencia de Ognio, remita al tribunal que juzga a Carrascosa la causa en la que se tramitó ese hurto o cuando concurra a declarar el sobrino del viudo.

El resto de la declaración de Eduardo Ognio se centró en recordar, en medio de sollozos y una gran angustia, la personalidad de María Marta, lo cual hizo llorar como nunca hasta ahora a Carrascosa, a sus familiares y hasta a los abogados de la defensa y la querella.

Ognio -que también vive en el country Carmel- recordó que el 27 de octubre de 2002, luego de que le avisaran de la muerte de la socióloga, fue a la casa de su tío y que, al verlo, Carrascosa «se desplomó y empezó a llorar como un niño».

En medio del llanto, el testigo preguntó en voz alta: «¿Cómo creen que todos se van a confabular para matar a María Marta? Cualquier hipótesispuede ser, menos ésa. Yo quiero saber quién mató a María Marta. No lo pueden tratar como un asesino, y si yo tuviera alguna duda, estaría sentado al lado del fiscal».

Más temprano, el tribunal escuchó a Fernando Aragón, un amigo de John Hurtig ( hermanastro de María Marta procesado por encubrimiento), quien relató con lujo de detalles cómo fue el hallazgo del «pituto» en el pozo ciego de la casa de Carrascosa luego de que fuera arrojado por el inodoro porque supuestamente la familia no advirtió que era una bala.

Dejá tu comentario