10 de abril 2008 - 00:00

Valijero: piden ahora extraditar a chavistas

Guido Antonini Wilson
Guido Antonini Wilson
El ex vicepresidente de PDVSA Daniel Uzcátegui Matheus y su hijo Diego Uzcátegui Specht volvieron a faltar ayer a la citación para prestar declaración indagatoria que les había dictado la jueza Marta Novatti. Como se adelantó, ninguno de los dos viajó a Buenos Aires desde Caracas y por lo tanto no estuvieron en el juzgado. Como fue la tercera vez que faltaron a prestar indagatoria, Novatti le anunció ayer a su abogado, Hugo Pinto, que de no existir una explicación contundente pedirá la extradición de los dos venezolanos para obligarlos a concurrir al juzgado.

Técnicamente, Novatti intimó ayer a Uzcátegui, que fue también ex titular de la petrolera PDVSA en la Argentina, a que explique las razones por las que, más allá de los escritos dilatorios presentados por su abogado, no se presenta a declarar.

Los Uzcátegui son una pieza central en la investigación en la Argentina del escándalo de la valija con dólares que llegó en el avión de ENARSA a Aeroparque en la madrugada del 4 de agosto del año pasado. A pesar de que hayan pasado seis jueces por esa causa, Novatti, como jueza subrogante, no quiere retirarse del expediente sin mostrar algún avance antes de entregar el juzgado a Daniel Petrone, que hace 10 días recibió el acuerdo del Senado para ocupar definitivamente ese cargo.

  • Cara visible

  • Salvo por la esperada declaración de Claudio Uberti, entonces, los venezolanos son los implicados más importantes en la causa. Daniel fue funcionario de PDVSA en Venezuela y presidente de la filial argentina. Hasta el estallido del escándalo del maletín con u$s 800.000, fue la cara visible de las relaciones comerciales entre el gobierno de Néstor Kirchner y el de Hugo Chávez. Su cabeza rodó junto con la de Uberti en la Argentina cuando los dos gobiernos tuvieron que ofrecer algún responsable por el intento fallido de ingresar los dólares en el avión alquilado por ENARSA y donde viajaban funcionarios de PDVSA.

    Daniel no fue pasajero de ese avión, pero sí su hijo Diego, de 19 años, que subió en Caracas junto con Guido Antonini Wilson, con quien lo unía un trato casi familiar. De hecho, cuando María Luján Telpuk, en ese momento oficial de la Policía de Seguridad Aeronáutica y ahora estrella de «Playboy», le ordenó a Guido Antonini Wilson abrir la valija, sólo quedó en la terminal vip Diego Uzcátegui para acompañarlo en el trámite que terminó con el secuestro de la valija, que aún sigue depositada en la Aduana. El resto del pasaje, Uberti, su secretaria Victoria Bereziuk, Exequiel Espinosa y los venezolanos ya estaban arriba de sus autos cuando Antonini lidiaba con la oficial de la PSA y los de la Aduana. De hecho, Bereziuk, con su declaración en el expediente, fue quien ratificó las sospechas que se tenían sobre el caso y alimentó la necesidad de citar a los Uzcátegui a declarar. No se puede olvidar que fue quien reconoció que Antonini Wilson había estado en una recepción en la Casa Rosada -durante la visita de Hugo Chávez-dos días después del escándalo en Aeroparque y quien relató la cena con funcionarios de PDVSA y argentinos que esa misma noche Antonini pagó en el restorán La Rosa Negra, de San Isidro.

    Hasta ahora las respuestas de Pinto a Novatti sobre las ausencias de los Uzcátegui no fueron consideradas serias en el expediente. El miércoles el abogado había presentado un escrito pidiendo una nueva postergación alegando problemas para la tramitación de los pasaportes en Venezuela, lo que parece imposible para un ex funcionario que hasta hace un año viajaba mensualmente al exterior.

  • Oficio

    Por lo tanto, si las explicaciones no satisfacen a Novatti, activará el pedido de extradición que ya están preparando los fiscales María Luz Rivas Diez y Mariano Borinsky, que no consideran justificado otorgarles una nueva prórroga a los venezolanos.

    Mientras tanto, la jueza le hizo llegar un oficio a la defensa para que brinde más detalles sobre los problemas que dijeron tener para salir de Venezuela.

    Ya son tres las ocasiones en que los venezolanos pidieron postergar la declaración indagatoria: en la primera, Pinto alegó no tener tiempo para leer el expediente y ver la imputación concreta contra sus clientes, mientras que en la indagatoria fijada para el 27 y 28 de febrero pasados los Uzcátegui se encontraban en el exterior.

    Además, los fiscales quieren agilizar estas primeras indagatorias, ya que queda pendiente el llamado a Uberti, que la jueza subrogante Marta Marmisolle había postergado hasta después de escuchar a los Uzcátegui,

    Los dos venezolanos fueron citados por la fiscal Rivas Diez para que expliquen por qué gestionaron que Antonini Wilson subiera al avión alquilado por ENARSA. Pero la convocatoria no sólo es informativa, también están imputados por el delito de presunto contrabando agravado y lavado de dinero.
  • Dejá tu comentario