Ya investigan conexión Ezeiza con la Triple A

Judiciales

El juez Norberto Oyarbide deberá abandonar su rol de juez para sumergirse en la faceta de historiador e indagar si la matanza de Ezeiza fue el disparador de la Alianza Anticomunista Argentina (Triple A). Ese regreso al pasado puede clarificar y, también, terminar con muchos mitos gestados a partir del regreso de Juan Domingo Perón a la Argentina. ¿Fue Perón el verdadero gestor de la Triple A? Es un interrogante aún irresuelto, aunque todas las indagaciones históricas revelan que el fundador del peronismo no desconocía su formación.

Ayer Oyarbide recibió la causasobre la denominada Masacre de Ezeiza para determinar si estuvo vinculada con el accionar delictivo del grupo paramilitar. Además de este expediente, de unas 2.000 fojas, recibió un listado con el nombre de 600 personas (un nuevo «Nunca Más») que habrían sido asesinadas por las Tres A. Ese listado se lo aportaron sobrevivientes y ex detenidos desaparecidos.

La causa de Ezeiza -tal como lo adelantó Ambito Financiero- fue remitida por el Juzgado Penal de Lomas de Zamora que investigó el violento incidente ocurrido el 20 de junio de 1973 en las inmediaciones del aeropuerto internacional, al regreso al país del ex presidente.

  • Reactivación

    Ese expediente había sido archivado con un « sobreseimiento provisional» pero ahora se reactivó. Oyarbide, con la intervención del fiscal federal Eduardo Taiano, quiere saber si los hechos de violencia de ese día están relacionados con la actividad desplegada meses después por la Triple A.

    Juez y fiscal tienen previsto cotejar las identidades de los implicados para determinar si existen imputados que figuran como tales en ambas causas, la cerrada provisoriamente y la reabierta luego de que Oyarbide calificara como de «lesa humanidad» los crímenes de la organización liderada por el ex ministro de Bienestar Social José López Rega.

  • Hipótesis

    El juzgado de Oyarbide trabajacon una hipótesis -alimentada por numerosos testimonios-que vincula de modo directo lo ocurrido en Ezeiza con el accionar de la Triple A.

    Uno de los datos que los instructores del sumario quieren establecer está relacionado con la utilización de ambulancias del ministerio para el envío de armas a Ezeiza el día que Perón regresó a la Argentina tras 18 años de exilio.

    Además de cotejar los nueve cuerpos del expediente de Ezeiza, Oyarbide tiene en su poder la lista de los 600 militantes que fueron asesinados por la Triple A. Ese material se lo aportaron la Asociación de ex Detenidos Desaparecidos, Fundación Investigación y Defensa Legal, Asociación Anahí, Instituto de Relaciones Ecuménicas, Comité de Acción Jurídica y Centro de Profesionales por los Derechos Humanos. A cambio, estas ONG le pidieron al juez que lo integre al expedientes y a las denuncias presentadas en la Justicia.

    Además le reclamaron a Oyarbide que libre oficios a los registros de las personas de las respectivas jurisdicciones donde se denunció «la ocurrencia de los hechos» para que remitan al juzgado las partidas de defunción respectivas.

    También que el juez reclame los legajos de la Comisión Nacional sobre Desaparición de Personas (Conadep) «para proceder a la exhaustiva investigación e imputación» de cada uno de los hechos.

    Las organizaciones de derechos humanos también piden que Oyarbide le solicite a su colega Julián Ercolini que informe sobre las causas que tramitan en su tribunal «sobre crímenes de lesa humanidad con anterioridad al 24 de marzo de 1976».

    Mientras se analizan las vinculaciones entre ambos expedientes y se aguarda la tramitación de los pedidos de extradición que incluyen a «Isabel» Martínez de Perón, Oyarbide espera una resolución de la Cámara Federal que podría confirmar que los crímenes cometidos por la Triple A son de lesa humanidad.
  • Dejá tu comentario