Política

Jura de Mahiques con todos: roadshow judicial a la espera de "señales"

Sospechas de amnistías y nuevos pactos por transversal asistencia al evento que organizó flamante fiscal general porteño. Representantes de Alberto F., mudos. Ansiedad e intriga por decodificar escenario post 10 de diciembre.

“¿Quién puede conseguir para jurar el Teatro Colón?”. La pregunta graficó el impacto que tuvo la puesta en funciones de Juan Bautista Mahiques como Fiscal General de la Ciudad de Buenos Aires ante un Salón Dorado con más de doscientos invitados. Pero sobre todo por la variedad de concurrencia que encontró a varios representantes del albertismo en primera fila. Las presencias hicieron reaccionar a fiscales y jueces –ubicados en las antípodas del actual oficialismo- que empezaron a leer la “foto” en clave política sobre lo que podrá venir. Amnistías, sospechas de nuevos pactos y señales de la familia judicial para “marcar la cancha” a la nueva administración formaron parte del combo que hizo estallar los grupos de WhatsApp al día siguiente, entre los peores pronósticos. Mahiques hizo gala de la salud de la transversalidad de sus relaciones en el mundo judicial y político pero, pese a lo sofisticado del acto, ofició como un teaser tráiler donde lo que dominó fue la intriga y el enigma sobre lo que comenzará a desarrollarse después del 10 de diciembre. Por eso, varios de los invitados lo definieron su decisión de mostrarse allí como una “puesta a punto” de los nuevos tiempos, a la espera de señales.

En primera fila, en ambos extremos estaban ubicados los referentes que ofician de puente entre el mundo judicial y el político de la mesa chica de Alberto Fernández. Eduardo “Wado” de Pedro –mercedino al igual que los Mahiques e integrante del Consejo de la Magistratura-, y Juan Manuel Olmos, histórico armador del PJ porteño y uno de los hombres más cercanos al esquema del Frente de Todos. El ahora fiscal general porteño estuvo flanqueado por la exjueza del TSJ Ana María Conde y por la abogada Marcela Losardo, cuyas acciones para ser la próxima ministra de Justicia de Fernández cotizan al tope de la pizarra. Esas ubicaciones se leyeron en clave política porque un sector importante entre jueces y fiscales le facturan a Mahiques haber sido el artífice de varios de los movimientos de presión y embestida del macrismo sobre el Poder Judicial. Operadores lo incluían en la ahora implotada “mesa judicial” de Macri. El único representante de ese conciliábulo que figuró el martes en la jura fue Pablo Clusellas. La relación de los Mahiques se referencia más en el otro armador judicial, Daniel “Tano” Angelici cuyo representante en la jura fue nada menos que el candidato a sucederlo en la presidencia de Boca Juniors, Christian Gribaudo. El flamante diputado electo Cristian Ritondo es otro de los vectores que también han empezado a tener injerencia en el mundo judicial y que dio el presente.

pag13-foto02.jpg
Cristian Ritondo, Eduardo “Wado” de Pedro, Pablo Tonelli, la exjueza Ana María Conde y Marcela Losardo, junto a Ricardo Recondo y a Juan Manuel Olmos graficaron la heterogeneidad de la convocatoria realizada en el imponente marco del Teatro Colón.

Cristian Ritondo, Eduardo “Wado” de Pedro, Pablo Tonelli, la exjueza Ana María Conde y Marcela Losardo, junto a Ricardo Recondo y a Juan Manuel Olmos graficaron la heterogeneidad de la convocatoria realizada en el imponente marco del Teatro Colón.

A las asistencias políticas se sumó casi el pleno de la Cámara de Casación convocados por Carlos Mahiques, que completó las invitaciones que personalmente se encargó su hijo de realizar. Hubo jueces y fiscales de primera instancia de Comodoro Py como Ariel Lijo, Marcelo Martínez de Giorgi y Daniel Rafecas, quien ha sonado como candidato a la Procuración General con alto grado de aceptación por la consideración que le tiene Fernández. Sonriente, y en el otro extremo del favoritismo dio el presente Julián Ercolini, uno de los magistrados más cuestionados por el electo presidente merced a los fallos que firmó durante estos años.

La convivencia de todos ellos, sumados a fiscales como Raúl Plee, Carlos Rívolo o Eduardo Taiano mirados por algunos de sus pares como quienes más levantaron el perfil durante los últimos años despertaron recelos. “La foto es muda”, reflexionó uno de los asistentes respecto a la posibilidad de que se apresuren conclusiones sobre la imagen. Descartaron así que la significancia del evento pueda tener alguna trascendencia respecto a los nuevos posicionamientos respecto del Gobierno de Fernández. No hubo conversaciones respecto a cómo quedarán acomodadas las fichas y si la situación de quienes jugaron a fondo para Cambiemos podrían modificarse con un cambio de escudería en la Casa Rosada. En definitiva, se propuso como un roadshow judicial, una de las acciones de marketing que permiten promocionar las marcas a partir de mostrarlas en simultáneo.

Las expectativas están puestas en las señales que provengan de la política pero que aún no fueron explícitas, pero que todos aguardan con ansiedad.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario