Negocios

Kozuszok: "Seguirá restringida la demanda por la caída del poder adquisitivo"

En diálogo con ámbito.com, el presidente de Unilever Latinoamérica dio a conocer cuáles serán las estrategias y los desafíos del sector para seguir siendo competitivos en 2019.

Según las cifras que difundió INDEC en febrero, los salarios de los trabajadores registrados anotaron una baja de 11,65% durante 2018, lo que se tradujo en una pérdida del poder adquisitivo. En este marco, las empresas tuvieron que repensar sus estrategias de venta para sortear la crisis económica.

Para Miguel Kozuszok, presidente de Unilever Latinoamérica, este año “será similar a 2018”. Sin embargo, el empresario aseguró que la reciente situación económica “no altera los planes de lanzamientos e inversión”.

En diálogo con ámbito.com, Kozuszok dio a conocer cuáles serán las estrategias y los desafíos del sector para seguir siendo competitivos en 2019, y cubrir al mismo tiempo todos los rangos de precios.

Periodista: ¿Cuáles serán los ejes de gestión en Unilever para este año? ¿Habrá inversiones?

Miguel Kozuszok: El desafío más importante de este año será la lectura más aproximada del contexto macro y sus implicancias micro, en este periodo estanflacionario que estamos transitando, con la mirada puesta en cualquier posible recuperación. Nuestras inversiones forman parte del plan de 3 años por $ 5.000 millones anunciado en 2016 y del cual ya hemos ejecutado el 70%. De ese total, $ 300 millones fueron destinados a proyectos de sustentabilidad. En relación a nuestros ejes de gestión, estos seguirán alineados al Plan de Vida Sustentable que tiene la compañía, y puntualmente en la agenda de alimentación sostenible, la concientización en la pérdida y desperdicio de alimentos - tema que lideramos en el TaskForce del B20- y en nuestro compromiso de reducción de plásticos. Asimismo, nuestras 22 marcas con propósitos sustentables continuarán teniendo un rol preponderante en nuestra gestión. En 2017, crecieron un 46% más rápido que el resto del negocio y produjeron un 70% del crecimiento de Unilever.

P.: ¿Cuáles son las perspectivas del sector para este 2019?

K.: Este año será similar al 2018. Una demanda restringida por efecto de la caída del poder adquisitivo que, si bien recuperará alguna parte durante el año, continuará afectando el crecimiento del sector y por ende el consumo. En este contexto, nuestro sector enfrenta al desafío de no perder relevancia en la mente y corazón de los consumidores. Nuestro programa de innovaciones busca dar respuestas a todos los consumidores desde lo funcional y emocional, buscando ser la mejor opción a través de nuestro vasto portafolio de marcas.

P.: ¿Cuál es la estrategia de la empresa para sortear la crisis económica?

K: La reciente situación económica no altera nuestros planes de lanzamientos e inversión, porque trabajamos enfocados en el largo plazo. Estamos frente a un desafío que tiene que ver con cómo seguir satisfaciendo a los consumidores. Nuestra estrategia es acompañarlos principalmente en las circunstancias en las que se encuentren y ofrecerles un amplio portafolio de productos para cubrir todos los rangos de precios.

P.: ¿Cómo afectó la inflación de 2018 al consumidor de sus productos? ¿Sintieron una baja? ¿Y en las exportaciones?

K: Las devaluaciones siempre tienen impacto negativo en el consumo, como todo hecho económico que reduzca el poder adquisitivo, reflejado en el acentuado comportamiento de los consumidores que cuidan sus bolsillos y se muestran más selectivos. A su vez, el aumento de las tarifas tuvo un impacto importante en la proporción de dinero disponible para otros rubros. Ha sido un año desafiante, pero al mismo tiempo interesante porque nos permitió adaptarnos a los cambios y llegar a los hogares argentinos con nuevas y superadoras propuestas.

P.: ¿Cuáles son las principales necesidades del sector actualmente?

K: Los desafíos son muchos. Si tuviéramos que mencionar alguno, la caída del consumo y de los niveles de productividad y competitividad de la Argentina en comparación a otros mercados serían los principales. La endémica presión tributaria y la inusual volatilidad del país, conspiran contra inversiones sostenidas de largo plazo y muestran claramente en donde poner el esfuerzo desde todos los sectores para hacer realidad la promesa de una Argentina floreciente

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario