Deportes

Kristoff Puelinckx, socio del Argentina Open: "El tenis es buen negocio y seguiremos apostando por el país"

El torneo de Buenos Aires nació en 1893 en los albores del tenis mundial. Por entonces, sólo se disputaban lo que hoy se conocen como Wimbledon, el US Open y Roland Garros. En más de 120 años de historia conoció momentos duros, de bonanza con figuras mitológicas, crisis y ediciones memorables. Es difícil saber qué depara el futuro, pero con cimientos de tradición tan fuertes, las posibilidades se amplían. Desde hace dos temporadas, Tennium, una empresa con base en España y liderada por Kristoff Puelinckx, se hizo socia mayoritaria del certamen y apunta a hacer crecer a uno de los campeonatos más legendarios.

La próxima edición del Argentina Open será muy especial ya que se celebrará la vigésima desde el retorno al máximo circuito mundial en 2001, luego de un período de ausencias y de organizarse como Challenger. El empresario belga le afirmó a ámbito.com que ya hubo reuniones para preparar los festejos del año que viene.

“Nos hemos reunidos ya con el equipo esta semana para pensar qué hacer. Queremos hacer una edición especial, ya sea por el nivel de los jugadores, eventos dentro del evento principal y más”, adelantó Puelinckx.

Desde hace tres años, Tennium se encargó de hacerle un restyling al ATP porteño. Hubo cambios en lo visual, en lo corporativo y también algunas mejoras estructurales en el Buenos Aires Lawn Tennis Club.

Los planes de la compañía que lidera el empresario belga están orientados a crear una plataforma de tenis en el país. A pesar de los vaivenes económicos, aseguró que la firma seguirá apostando por la Argentina ya que aquí el tenis es garantía de beneficios.

“El tenis es un buen negocio en Argentina, sobre todo por cómo se vive. Obviamente mucho depende del modelo de negocios que se ponga alrededor. Nosotros no estamos para locuras, somos un equipo sensato que gestiona el torneo muy bien. Seguiremos por esta línea y apostaremos fuerte por Argentina”, afirmó el emprendedor europeo.

Y amplió sobre la situación local: “Esperemos que el contexto sea sólo cíclico, pero creo que cuando las cosas están mal, es el mejor momento para entrar porque no hay mucha gente que quiera apostar y nosotros sí porque es un buen mercado”.

Precisamente, Puelinckx reconoció que esta edición del Argentina Open no fue fácil debido a la fuerte devaluación. “Estamos contentos porque el contexto económico es muy difícil, pero a nosotros nos ha ido bien”, aseveró, y explicó que los sponsors se mantuvieron junto a la organización, al tiempo que los eventos corporativos (como clínicas para empresas) fueron vendidos en su totalidad.

El “apostar por Argentina” que el fundador de Tennium hacía referencia se sustenta en una plataforma de tres patas: por un lado los torneos, siendo dueños de Buenos Aires y Amberes; en segundo lugar, la representación y desarrollo de jugadores, cuya primera firma fue Facundo Díaz Acosta, figura nacional en los Juegos de la Juventud 2018; finalmente, la inversión en diferentes empresas ligadas al deporte, ya sea en el área de marketing, tecnología u organización de eventos. Este es, por el momento, el único paso que la compañía con sede en Barcelona aún no dio en el país.

“Vinimos con la idea de ser activos en el tenis en general, el torneo es la actividad principal y es el impacto económico más grande de la empresa en Argentina, pero estamos ampliando las actividades”, aseveró. “Ojalá en un futuro podamos invertir aún más en este país”, deseó el empresario.

Siendo el cuarto campeonato más antiguo del mundo, su solidez estructural parece intacta. Sin embargo, varias veces se rumorearon posibles cambios de fechas, sedes y de superficies para el Argentina Open. Puelinckx dio por tierras todas las versiones a este medio.

“Esta es la semana que tenemos. Podemos comprar otro torneo y en otra fecha traer esa plaza aquí y quitar esta, pero es un buen momento, es al principio del año, los jugadores quieren estar, y al principio es mejor que al final. En Amberes lo sufrimos”, reveló.

Su apuesta principal pasa por mantener la categoría 250 ya que el campeonato puede seguir creciendo. “Tiene oportunidades de mejorar, y para pasar a un 500 habría que hablar con las instituciones porque la categoría es diferente y los apoyos institucionales son muy diferentes. Es muy complicado, son 13 de ese nivel y no se agregan más. Este torneo es top five en el mundo en fans, jugadores, tradición, entonces podría tener sentido un torneo de más categoría, pero debemos centrarnos en esto”, detalló.

El CEO de la firma que también posee la Senior Masters Cup en Marbella narró que una de las claves para que el legendario certamen local se mantenga estable es la manera de vivir el tenis aquí y su diferencia con Bélgica. “La situación económica es buena, entonces se nota a nivel del negocio corporativo. Pero no todo es ese contexto, la diferencia con Argentina es que aquí el tenis se vive muchísimo más. Una cosa compensa la otra”, contrapuso.

A la espera de los festejos por la 20°, el líder de Tennium dejó en claro la idea de mantener alta la apuesta en el país. El futuro inmediato dependerá, en una gran parte, de las posibilidades económicas. En lo que al tenis respecta, los 126 años de historia del torneo de Buenos Aires hablan por sí solos.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario