Edición Impresa

La actividad registró una caída del 5,7% al arrancar el año

Se trata de la novena caída interanual consecutiva, aunque de menor proporción. Hubo una leve mejora del 0,6% contra diciembre.

Aunque los datos siguen mostrando que la economía está en caída, en el equipo económico alientan algunos números que van apareciendo en las estadísticas oficiales que abonan la tesis de haber llegado al fondo del pozo. Según informó el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC) la actividad económica en su conjunto se derrumbó el 5,7% en términos interanuales. Se trata de la novena baja interanual consecutiva del Estimador Mensual de la Actividad Económica (EMAE), un indicador que se aproxima a lo que ocurre con el PBI.

En noviembre ese indicador registró una contracción del 7,5% y en diciembre 6,6% en forma interanual. Los datos indicarían que se van achicando las bajas.

Pero para el Gobierno las cosas no lucen tan mal. En enero el INDEC registró un incremento leve de la actividad del 0,6% respecto de diciembre.

Se trata del segundo incremento intermensual luego del avance de 1% que se había producido en diciembre respecto de noviembre. La nueva crisis del dólar de este mes podría poner en duda si se puede sostener esa tendencia incipiente.

La consultora ACM, no obstante, advirtió que “de acuerdo con este indicador provisorio, la actividad continua retrocediendo al evaluar año con otra año” y señala que “es destacable que de los 15 sectores que componen el EMAE, solo 3 han crecido en enero”.

De esta manera, las variaciones de los sectores que tuvieron crecimiento fueron, Pesca (10,2%), Agricultura y ganadería (8,9%) y Enseñanza (1,3%).

Las bajas más pronunciadas se observaron en comercio mayorista y minorista con el 12,3%; industria manufacturera 10,1%; construcción 7,8%; sector financiero 7,5%; transporte y comunicaciones 5,2%, entre otras.

ACM señala que “aunque la recuperación del agro contribuiría con el crecimiento del PBI, las altas tasas de interés domésticas, cercanas al 40% en términos reales, la falta de liquidez, la desaparición del crédito y la caída de salario real conjuntamente con el freno de la obra pública seguirán teniendo un mayor impacto en los indicadores de la actividad económica”. “Los indicadores adelantados como los de industria, comercio y construcción sumados a la caída generalizada de importaciones que mostraron los últimos datos de comercio exterior nos llevan a pensar que en febrero el EMAE continuará exhibiendo valores negativos”, indicó la consultora.

De tal modo, el informe indica que “este escenario nos permite mantener nuestras proyecciones de crecimiento de -2% para el producto, lo cual supone un leve crecimiento en promedio de 0,3% para todo el trimestre”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Temas

Dejá tu comentario