Opiniones

La Argentina, el gaming y las criptomonedas: amor a primera partida

Gaming, e-sports y su estrecha relación con la blockchain, todo en territorio nacional. ¿Será una historia de amor del bueno?

Un chico ganó u$s900.000 por salir quinto en un torneo mundial de… ¿Gaming? ¿Eso existe? Claro que existe. Y pisa fuerte. El chico en cuestión se llama Thiago “King” Lapp, tiene 13 años y compitió en el Torneo Mundial de Fortnite. Este evento se transmitió globalmente y gran parte de la media adulta no tenía idea de que este tipo de eventos son hoy en día moneda corriente. Es por eso que la gente se sorprende tanto al conocer una noticia semejante, porque aquel que no pertenece a ese mundo no conoce ni por asomo las dimensiones que ha ido adquiriendo.

La industria del gaming es altamente lucrativa y con mucha convocatoria; sólo en el 2018 esta industria facturó u$s137.000 millones. El conteo mundial de gamers superó los 2.500 millones. Latinoamérica, por su parte, representa un 3,6% del total de jugadores. Créase o no, 1 de cada 3 personas en el mundo es gamer.

Es entendible entonces que los e-sports, llamen la atención de más de uno. En estos torneos compiten tanto gamers amateurs como profesionales, donde tienen la oportunidad de demostrar sus habilidades en plataformas donde participan varios jugadores de manera simultánea. Los juegos son cada vez más complejos, los jugadores más exigentes. Y las ganancias hablan por sí solas. Es así que los inversionistas tienen el ojo puesto en esta industria que promete seguir expandiéndose y reinventándose.

Y las novedades están en puerta. Las últimas innovaciones dentro de esta industria tienen que ver con la incorporación de la tecnología blockchain. Esta tecnología, originalmente creada como soporte de la popular criptodivisa bitcoin, permite mantener un registro inmutable y descentralizado de prácticamente cualquier cosa.

En español se la conoce como cadena de bloques (chain y block respectivamente, en inglés), y ha sido incorporada dentro de la industria del gaming para ofrecerle a sus fanáticos aquello que merecen. Para empezar, al no existir una base de datos centralizada, nadie tiene el control de lo que ocurre en el juego. Ya que toda la información se guarda en distintos lugares al mismo tiempo, los registros son inmutables, es decir, nadie puede manipular la data. Lo que es más, los usuarios pueden ganar dinero con estos juegos a través de las criptomonedas.

A su vez, todos los activos que compran dentro de los juegos (por ejemplo una espada) son realmente suyos. Son libres de venderlos, canjearlos y nadie puede limitarlos o restringirlos. Liquidez, transparencia y true ownership (propiedad efectiva sobre tus activos digitales) son algunas de las ventajas que ofrece esta tecnología disruptiva.

Para ilustrar todo el potencial exponemos algunos casos más que se están analizando a partir de la aplicación de la Blockchain en la industria: avatares, logros y activos portables entre juegos o plataformas, escasez certificada de activos en cada plataforma, mercados descentralizados de activos digitales y avatares para venta o alquiler, monetización en cryptomonedas, streaming de juegos vía suscripción, gobernanza líquida sobre la evolución del juego, y el análisis de performancia descentralizados, entre tantos otros.

Nuestro país se ha consagrado como una de las promesas en blockchain gaming. En Argentina, existen tres grandes empresas que están desarrollando este tipo de juegos y se han establecido como líderes en el sector. The Sandbox y Decentraland, las creaciones de Pixowl y Decentraland respectivamente, son plataformas de diseño y creación de mundos, world building games en inglés.

Por su parte, CryptoWars es un juego de estrategia. Según Matías Nisenson, el CEO de Experimental, a través de la inclusión de la tecnología de blockchain en el gaming “le estamos volviendo a dar el poder a los usuarios, ya no gastan en los juegos, ahora invierten. Los activos que compran luego los pueden vender, recuperando su inversión o inclusive generando ganancia debido a que todos estos activos son limitados y la escasez se puede comprobar a través de la blockchain”. Es por esto que no debe sorprendernos si en un futuro cercano nuestros hijos comienzan a ganar dinero real ya no en competencias, sino simplemente por jugar.

Será cuestión de tiempo para ver cómo evoluciona este triángulo de amor. Pero una cosa es segura: las criptomonedas y el blockchain son parte del futuro del gaming. Y en Argentina hemos demostrado estar a la altura.

* ONG Bitcoin Argentina

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario