Edición Impresa

La balanza de pagos tuvo en 2017 un déficit de U$S 30.792 millones

El año pasado la deuda externa trepó a u$s232.952 millones. El resultado es producto del déficit fiscal y de una mayor inversión privada.

La balanza de pagos de la Argentina registró en 2017 un saldo deficitario de u$s30.792 millones, de acuerdo con datos informados por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC). Ese resultado es producto de un déficit del intercambio de bienes y servicio con el mundo por u$s15.392 millones y de otros u$s15.906 millones en rentas de la inversión, es decir, pago de intereses al exterior de activos en el país. De tal modo, el quebranto se duplicó con relación al 2016.

Por otro lado, el saldo negativo que mostró el país el año pasado, en sus relaciones con el exterior, es reflejo a su vez de los serios problemas de estructura que acarrea la economía, marcada por un déficit fiscal elevado, que se financia con deuda externa , lo que a su vez en un marco de inflación provoca atraso cambiario.

Por caso, la deuda externa total, según informó el INDEC, cerró el año pasado en u$s232.952 millones, lo que representó un incremento de 28,5%. La información oficial indica que la Inversión Extranjera Directa cerró el año pasado en u$s10.500 millones, en tanto que las inversiones de cartera treparon a u$s40.062 millones. Por otro lado, el Banco Central logró acumular el año pasado u$s15.747 millones.

En diálogo con Ámbito Fianciero, el economista Gabriel Zelpo, de Elypsis, consideró que "obviamente el déficit es significativo". Zelpo explicó que "si uno puede ver a la balanza de pagos como un déficit con el exterior, el principal desahorrador de la economía es el sector público. El año pasado, el sector público registró un quebranto estimado en $600.000 millones o casi u$s30.000 millones. Pero el economista consideró un punto positivo del resultado del año pasado es que "el sector privado comenzó a invertir". Esa cuenta nacional mostró el año pasado un incremento del 11,3% de acuerdo con los datos informados por el organismo estadístico. "Ese crecimiento no es gratis, de algún lado se financia", explicó Zelpo, quien señaló "le mejor es que se empieza a producir más".

En tanto, en el cuarto trimestre del año pasado, la balanza de pagos registró un quebranto de u$s 8.738 millones, poco más del doble del resultado del 2016. El intercambio de bienes y servicios del país cerró con un rojo de u$s 4.416 millones, en tanto que las rentas de la inversión aportaron otros u$s4.315 millones.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario