Espectáculos

"La boda", "Cafarnaum" y un dolor en común

Zahira, bonita adolescente de ascendencia paquistaní, vive contenta en una ciudad belga con sus padres inmigrantes, a los que ama. Pero surge un conflicto: ellos quieren que se case con un muchacho de su tierra. Amablemente le dan a elegir entre tres candidatos. Será uno de esos, sí o sí. Estas cosas pasan todavía, y Stephan Streker, viejo periodista, las cuenta en “La boda” con habilidad, delicadeza, equilibrio, exquisita fotografía, buen planteo, buen elenco (primer protagónico de Lina El Arabi, a quien conviene seguir), y final esperanzador. No diremos cuál es la esperanza, pero, en todo caso, la chica de esta historia tendrá un futuro mejor que el de la nena de “Cafarnaum”, a quien sus propios padres venden por unas gallinas.

Ahí, al comienzo, un chico noble, con sentido del hogar, a quien conocemos esposado, le hace un singularísimo reclamo al señor juez. Para explicar la razón de su reclamo cuenta su historia, que pasamos a ver, y admirarnos, por el talento con que está contada, y a espantarnos, por lo que cuenta. Alguien dice que esto es pornomiseria. Al contrario, es un emocionante cuadro de la niñez abandonada, como “Salaam Bombay”, “La vendedora de rosas”, o “Gregorio”, que hoy son clásicos. Protagonista, Zain Al Rafeca, un auténtico refugiado sirio. Autora, Nadine Labaki, la de “Caramel”, que ahí aparece como abogada y el domingo va por el Oscar. Dicho sea de paso, “Cafarnaum” también tiene un final esperanzador.

  • S.

“La boda” (Noces, Bélgica, 2016). Dir.: S. Streker. Int.: L. El Arabi, S. Houbani, B. Karimi.

“Cafarnaum” (Capharnaüm, Líbano-EE.UU., 2018). Dir.: N. Labaki. Int.: Z. Al Rafeea, Y. Shiferaw, B. Kawthar.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario