Deportes

La carta de Domínguez, el presidente de la Conmebol, antes del River - Boca

"No permitamos que el fanatismo descontrolado dañe la magia y el encanto del mejor deporte del mundo. El fútbol es un juego, la violencia no", escribió.

El titular de Conmebol, Alejandro Domínguez, publicó una carta en la previa del primer Superclásico de la serie semifinal de la Copa Libertadores, en la que pidió “que nada ni nadie empañe“ la competencia.

“Nuestra pasión por el deporte es única y reconocida mundialmente. Por eso mismo, respetemos al rival, al árbitro y al hincha del otro equipo. No permitamos que el fanatismo descontrolado dañe la magia y el encanto del mejor deporte del mundo. El fútbol es un juego, la violencia no”, escribió.

A continuación, el texto completo de la carta:

“Estimada Familia del Fútbol Sudamericano,

Llegamos una vez más a la última etapa de la CONMEBOL Libertadores, quedan cinco partidos para saber quién será el equipo que alcance la gloria eterna este año.

Antes que todo, felicitaciones a los cuatro equipos clasificados, el Club Atlético Boca Juniors, el Club Atlético River Plate, el Clube de Regatas do Flamengo y el Grêmio Foot-Ball Porto Alegrense. Todos ellos son firmes candidatos al título que se disputará el 23 de noviembre en Santiago de Chile.

Este año tenemos una gran oportunidad en nuestras manos, una oportunidad perfecta para proyectar espectáculo y la mejor imagen del fútbol sudamericano al mundo entero. Aficionados de más de 100 países en los cinco continentes estarán pendientes de esta gran fiesta.

Como hombre de fútbol, creo que la CONMEBOL Libertadores es la copa más emocionante del mundo, todos quieren ganarla, todos sueñan tenerla, pero unos pocos la obtienen y esta edición, más que nunca, es un escenario único de reivindicación de nuestro mejor fútbol. No permitamos que nada ni nadie empañe ese brillo que tanto deslumbra dentro y fuera de nuestras fronteras.

Nuestra pasión por el deporte es única y reconocida mundialmente. Por eso mismo, respetemos al rival, al árbitro y al hincha del otro equipo. No permitamos que el fanatismo descontrolado dañe la magia y el encanto del mejor deporte del mundo. El fútbol es un juego, la violencia no.

Sin más preámbulo, que inicien las fiestas de las semifinales, que ganen los mejores equipos, que las hinchadas celebren, griten, se abracen y no olviden que en una cancha pueden quedar sonrisas o lágrimas, pero nunca debe haber espacio para los violentos.

Nos vemos en Santiago de Chile con los dos mejores equipos del continente. Una cita que todos, desde aficionados, jugadores, clubes y directivos, tenemos la responsabilidad de convertirla en la final única, no por diputarse a un solo partido, sino por ser única en su organización, convivencia y espectáculo futbolístico”.

Encuentro

Ayer, Domínguez se reunió con los presidentes de River, Rodolfo D´Onofrio, y Boca, Daniel Angelici. En el encuentro también estuvieron los presidentes de Flamengo y Gremio de Porto Alegre (este último, a través de una videollamada).

"Es el momento de proyectar espectáculo y la mejor imagen del fútbol sudamericano al mundo entero", señaló Domínguez, según dejó trascender el ente máximo del fútbol sudamericano.

Durante la reunión no solo se tocaron cuestiones vinculadas a la instancia del torneo que comenzará a disputarse esta semana, sino que también se confirmó el horario de la final única, que será el 23 de noviembre en Santiago de Chile, a las 17.30 (hora local).

La justificación del horario radica en generar un mayor alcance en los cinco continentes, donde habría una potencial audiencia de 1.500 millones de espectadores a través de la retransmisión del partido a más de 100 países.

En ese marco, y según lo aprobado por el Consejo de Conmebol, se ratificó que el nuevo campeón continental recibirá un premio de 12 millones de dólares, y el subcampeón de 6 millones.

Además, los dos clubes finalistas van a percibir un 25 por ciento de la recaudación neta de la venta de entradas para dicha final.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario