Economía

La CGT reclama la reapertura de paritarias y un bono de $5.000

Tras la fuerte aceleración de los precios que se registra en las últimas semanas, la CGT reclamó la reapertura de negociaciones paritarias ya que este año, en promedio, los sindicatos habían acordado incrementos con pisos del 28%, sin tener en cuenta la devaluación post elecciones primarias.

Las exigencias de la central obrera fueron puestas sobre la mesa en la reunión que sindicalistas mantuvieron ayer con los ministros Dante Sica (Producción y Trabajo) y Carolina Stanley (Desarrollo Social). Junto con ello, los representantes obreros reclamaron un bono de $5.000, señalaron fuentes gremiales.

El pedido de la CGT va en linea con las expectativas que había generado Sica el lunes de la semana pasada, cuando en el marco de una visita a la Unión Industrial Argentina (UIA) con motivo del Día de la Industria, reconoció que el gobierno estaba dispuesto a abrir el diálogo. Los industriales, encabezados por Miguel Acevedo, también consideraron que “algo hay que hacer” para compensar las pérdidas del poder de compra de los salarios generadas por el corrimiento cambiario de agosto.

Con una inflación del 4% estimada para agosto y de algo más del 5% para septiembre, tanto el ministro de la Producción como el titular de la UIA consideraron que para abrir la negociación habría que esperar a que se pueda medir el impacto del descalabro financiero post-PASO sobre el poder de compra de los salarios.

En ese contexto, los gremialistas ya se anticipan a las negociaciones que los propios sindicatos podrían solicitar en estos días con los empresarios. “Si patrones y obreros acuerdan un aumento, Producción y Trabajo debe homologarlo”, señaló Gerardo Martínez, jefe de la Unión Obrera de la Construcción (Uocra) antes de la reunión.

Además de Martínez, también dieron el presente en el cónclave Héctor Daer (Sanidad), Carlos Acuña (estaciones de servicio), Antonio Caló (UOM), José Luis Lingeri (Obras Sanitarias), Andrés Rodríguez (UPCN) y Armando Cavalieri (Comercio).

Al margen de los reclamos por paritarias y un bono para compensar la inflación, la declaración de la emergencia alimentaria en todo el país también ocupó la agenda de la reunión entre la CGT y el Gobierno. Hace unos días, la central obrera había reclamado a la Casa Rosada tomar medidas en ese sentido para paliar la situación económica.

Por el lado de las empresas, la posibilidad de afrontar el pago de un bono, o de conceder mayores incrementos de salarios a los pactados originalmente para este año, se concentra sobre todo en las más grandes, que tienen espalda financiera.

El problema se presenta entre las pequeñas y medianas empresas que vienen soportando desde hace un año una situación sumamente crítica. La suba de la tasa de interés y la caída de las ventas les restó cualquier chance de afrontar nuevos costos.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario