Edición Impresa

La comunión del jazz y el flamenco en escena

• PAOLO FRESU Y CHANO DOMÍNGUEZ SE PRESENTARÁN EL JUEVES EN EL TEATRO COLISEO
El trompetista italiano y el pianista español tocarán juntos en Buenos Aires tras sus actuaciones en varios festivales europeos. Son cultores de la experimentación musical y el cruce de géneros.

Uno es italiano, de Cerdeña, toca la trompeta y toma el jazz como punto de partida para desarrollar su irrefrenable pasión por la experimentación musical. El otro es español, de Cádiz; su instrumento es el piano, y sus amigos dicen que lleva el flamenco en el alma y el jazz en el corazón. Para los argentinos, que desde nuestro lejano sur miramos todo con una perspectiva singular, nos parece casi natural que los destinos artísticos del trompetista Paolo Fresu y el pianista Chano Domínguez se hayan encontrado.

Desde aquí, la distancia geográfica y cultural entre españoles e italianos se diluye. Chano y Paolo son dos celebridades de la música, dos artistas demasiado grandes para convivir en un mapa tan estrecho sin cruzarse alguna vez. En este verano boreal que acaba de terminar, Europa tuvo el privilegio de presenciar esta comunión artística en una serie de festivales de jazz que los acogieron en distintas ciudades de España e Italia. El paso de ambos hace apenas dos meses por el Festival Jazz Almuñecar 2018 dejó testimonio grabado de qué son capaces de generar, individualmente y en sociedad con otros músicos. Sólo hay que ingresar a Spotify para escucharlos, cerrar los ojos y dejarse transportar por un par de horas a la costa de Granada.

Para Fresu la música "es vida y curiosidad". Y basta ver una lista de los músicos con quienes compartió escenario para verificar que sigue ese concepto a rajatabla, más allá de nombres, estilos y géneros. Nguyen Le,Uri Caine, Carla Bley, Steve Swallow, Omar Sosa, Gianluca Petrella, Manu Katché, Dave Douglas, Sheila Jordan, Stefano Bollani, son algunos de ellos. Domínguez viene de celebrar en el escenario del mítico Café Central de Madrid sus 40 años con la música. También acuñó una frase que lo define en la misma senda que Fresu: "La música no tiene límites. Los tienen los músicos". Y Chano es eso que predica, un artista audaz que atraviesa el ilimitado espacio de la música, sin prejuicios ni ataduras.

Dan cuenta de esto sus ocasionales socios musicales, que van desde Wynton Marsalis, Joe Lovano y Herbie Hancock hasta Enrique Morente, Jorge Pardo, Carles Benavent, Paco de Lucía, Martirio, Pedro Iturralde, entre muchos otros. Ahora llega la oportunidad de verlos hacer su magia a dúo en Buenos Aires. Cada uno, por separado, ya habían estado en el país. El trompetista vino por primera vez en 2011 con su Devil Quartet, musicalmente endemoniado más allá del nombre, para participar del Festival Internacional de Jazz. El gaditano llegó en 1998 como acompañante de la cantante Martirio y años después regresó junto al guitarrista Josele.

El concierto será en el Teatro Coliseo este jueves 27 a las 23:30. Tuvo que ser reprogramado porque el paro general lanzado por los sindicatos coincidió con la fecha y hora original del show y obligó a improvisar una función de trasnoche. De todos modos, quienes se animen a desafiar el trajín cotidiano para llegar despiertos a esta cita seguramente saldrán recompensados. Sobre el escenario, dos duendes jugarán a ponerle música al universo ilimitado de nuestros sueños más deseados.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario